La luz constante de las pantallas perjudica a nuestra salud

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
La luz constante de las pantallas perjudica a nuestra salud

Hoy en día, los usuarios estamos constantemente expuestos a la luz de las pantallas de los móviles, tablets, ordenadores y televisores. Las noches son mucho menos oscuras de lo que eran hace algunas décadas y el efecto de la luz artificial podría tener repercusiones serias en nuestro organismo. Una nueva investigación ha llegado a la conclusión de que la sobreexposición a este tipo de luces tiene un impacto muy negativo en la salud.

El estudio se ha realizado sobre un grupo de ratones al que se le privó del ciclo natural del día y la noche. Los resultados, por ahora, no pueden aplicarse a los seres humanos, pero muestran una tendencia preocupante que motivará otras investigaciones en el futuro. “Nuestro estudio muestra que el ciclo luz/oscuridad del medio ambiente es importante para la salud” dice la neurocientífica Johanna Meijer de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos. “Hemos demostrado que la ausencia de ritmos ambientales conduce a una alteración grave de una amplia variedad de parámetros de la salud”.

Meijer y su equipo expusieron a los ratones de laboratorio a luz constante durante un periodo de 24 semanas. El resultado no fue positivo. Los más de 130 ratones del estudio perdieron masa muscular y ósea, mostrando signos de osteoporosis e inflamación en su sistema inmunológico. En otras palabras: la luz constante aceleró el proceso de envejecimiento. La buena noticia es que el daño no es permanente.

Las 10 innovaciones que cambiarán la medicina

Posteriormente se demostró que estos efectos negativos sobre la salud son reversibles cuando se restablece el ciclo [natural] de luz/oscuridad” dice la neurocientífica. Aunque estos efectos negativos comenzaron a desaparecer después de dos semanas, estas conclusiones nos recuerdan las consecuencias del nuestro modo de vida moderno.

La luz artificial constante entraña riesgos para la salud

Solíamos pensar que la luz y la oscuridad eran estímulos inofensivos o neutrales con respecto a la salud” dice Meijer. “Ahora nos damos cuenta de que este no es el caso [...]. Parece que estamos diseñados para vivir bajo estos ciclos”.

El estilo de vida humano bajo las condiciones artificiales de un eterno verano proporciona el ejemplo más extremo de desconexión de las estaciones naturales, por lo que los seres humanos somos vulnerables a la insalubridad y la mortalidad” concluyeron otro equipo de científicos británicos después de realizar una investigación sobre este asunto en el año 2015.

Las 10 mejores aplicaciones para cuidar tu salud

Las consecuencias de estas investigaciones podrían, en última instancia, promover una regulación más estricta de la iluminación eléctrica en las ciudades y en los dispositivos electrónicos. “Llegamos a saber que fumar era malo, o que el azúcar es malo, pero la luz no era un problema” escribió Rebecca Boyle en la revista Nature. “La luz y la oscuridad importan”. 

[Fuente:sciencealert]