Los Mamuts podrían volver a poblar la Tierra 10.000 años después

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Recuperación del mamut mediante modificación del ADN

Si te gustan los elefantes pero quieres ir un poco más allá, viajar al pasado y dar con sus ancestros, puede que estés de suerte. Están trabajando en las posibilidades que ofrece una nueva técnica de modificación genética que podría hacer que los mamuts volvieran a coexistir entre nosotros.

El mamut, especie, extinguida hace 10.000 años, podría regresar al presente gracias a una investigación llevada a cabo por el doctor George Church, biólogo molecular en la Universidad de Harvard.

Para ello, George Church está trabajando en una nueva técnica de modificación genética conocida como CRISPR, con la que pretende hacer que algunos de los seres más curiosos, ya desaparecidos de la faz de la Tierra, vuelvan a habitarla.

La clonación de seres humanos fabricados en serie

El ADN utilizado para llevar a cabo las investigaciones fue extraído del tejido de un mamut congelado en la tundra helada de los hielos de Siberia. El equipo de investigación de Harvard ha insertado 14 genes del animal extinguido hace miles de años en el ADN de un elefante vivo.

El doctor Church estima que una nueva variación del mamut lanudo (desaparecido hace unos 4.000 años) podría regresar ante nuestros ojos en aproximadamente 7 años. Con ello, al igual que otros defensores de la "de-extincion", espera que la recuperación de este tipo de especies pueda ser una pieza clave en la contribución a ralentizar el cambio climático o incluso modificarlo.

Entre los candidatos para la "de-extincion", nombre con el que se ha denominado esta técnica para intentar que las especies extinguidas dejen de estarlo, se encuentran la paloma migratoria (el último ejemplar murió en cautiverio en 1914), el dodo (que fue visto por última vez en 1662) o la vaca marina, que tras ser descubierta por los europeos en 1768, no volvió a verse 27 años después.

George Church explica que su objetivo no es clonar el mamut lanudo, sino “reconstruir su genoma mediante el estudio del ADN a partir de ejemplares preservados en el Ártico, para luego replicarlo e insertar la copia en el genoma de un elefante asiático”, su pariente vivo más cercano. Dijo en declaraciones a la The Sunday Times.

Como no podía ser de otra manera, el proyecto no está exento de críticas. Como las del profesor de ecología de la conservación Stuart Pimm, de la Universidad de Duke en un artículo de opinión en la revista National Geographic.

A favor o en contra, siempre podremos disfrutar de animales extinguidos gracias al cine. ¿Nos vemos Jurassic Park de nuevo?