Skip to main content

En seis años los mamuts volverán a pisar la Tierra, según una startup que va a resucitarlos usando CRISPR

Mamuts

14/09/2021 - 07:26

Si todo va según sus planes, entre 2025 y 2027 tendrán lista la primera cría de mamut. La primera de cientos, con un claro objetivo: repoblar la tundra con mamuts para frenar el cambio climático.

El mamut o elefante lanudo se extinguió en Europa hace unos 10.000 años. Aunque en algunas islas no colonizadas, se han encontrado restos de hace solo 4.000 años.

Cien siglos después de su extinción, el mamut podría volver a caminar sobre la superficie helada de la tundra. Ese es el objetivo de Colossal, una startup fundada por el doctor George Church, uno de los genetistas pioneros en la revolucionaria técnica de manipulación de genes, CRISPR.

Gracias a los fondos del otro cofundador, el billonario Ben Lamm, CEO de la compañía, Colossal ya dispone de 15 millones de dólares para comenzar con la titánica tarea de resucitar al mamut.

Es un viejo sueño de la Humanidad que se convirtió en universal con los libros y las películas de Jurassic Park: la posibilidad de resucitar especies extintas insertando su ADN en animales similares que aún existen. Es lo que se conoce con el nombre de de-extinción.

Aunque teorícamente posible, hasta hace un par de años era más ciencia-ficción que ciencia. Pero el descubrimiento de CRISPR lo cambia todo.

CRISPR es una técnica que permite cortar y pegar ADN de forma relativamente sencilla. Las implicaciones son inmensas, porque hablamos de curar enfermedades genéticas o mejorar las cosechas, pero también añadir supergenes a los seres humanos, que se heredan. En esencia, alterar la especie.

Colossal propone usar CRISPR para añadir fragmentos de ADN de mamut a células de elefante asiático, el más cercano al mamut.

Con esto se obtendrían híbridos con orejas más pequeñas y pelo, pero tras las siguientes generaciones, seleccionando genes y modificándolos con nuevos fragmentos obtenidos de los miles de restos de mamuts encontrados, al final se acabaría obteniendo un elefante lanudo puro.

El objetivo de Colossal no es crear un zoo de mamuts y cobrar la entrada para ganar dinero. Su intención es repoblar su hábitat natural con cientos, miles de estos animales, y ayudar a frenar el cambio climático. Ni siquiera es necesario obtener mamuts puros, bastaría con elefantes híbridos adaptados para resistir los 40 grados bajo cero de la tundra.

Según explica en su página web, el cambio climático está derritiendo el permafrost de Siberia, lo que libera enormes volúmenes de metano, un potente gas de efecto invernadero.

Las manadas de mamuts derribarían los árboles oscuros que absorben la luz del sol para alimentarse o avanzar, y el abono que generan transformaría la tundra en praderas que reflejan la luz y mantienen el suelo más frío, bloqueando el metano y creando mucha materia vegetal para bloquear también el carbono.

Para acelerar el proceso, Colossal tiene pensado utilizar vientres artificiales que permitirían criar, cientos, miles de mamuts al mismo tiempo, sin tener que recurrir a elefantes hembras.

La propia compañía reconoce que es una tarea titánica, no solo por el desafío de resucitar una especie extinta, sino también por los numerosos muros legales y éticos que tendrá que superar.

Su primer objetivo, y ya tiene dinero para ello, es comenzar con las pruebas y al mismo tiempo desarrollar nuevas herramientas genéticas que tendrían otras aplicaciones que podrían vender para financiarse. 

Algo parecido a lo que ocurrió con el viaje a la Luna, que no solo fue importante por el viaje en sí, sino porque también desarrolló tecnologías que se han aplicado a la vida cotidiana, desde el aspirador portátil a los detectores de humo, o diversos tipos de plásticos.

Quizá esos mamuts utópicos nunca se hagan realidad, pero el viaje para conseguirlo puede ser interesante...

Y además