Skip to main content

Material repele la sangre para evitar el rechazo de los implantes

repelente sangre

23/01/2017 - 15:53

Científicos de la Universidad Estatal de Colorado han desarrollado un nuevo material para recubrir los implantes que tiene la capacidad de repeler la sangre.

Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Colorado en Estados Unidos ha desarrollado un nuevo material para recubrir los implantes que tiene la capacidad de repeler la sangre. Gracias a este avance sería posible reducir los riesgos de que se produzcan infecciones o coagulaciones de sangre en los pacientes, evitando que el organismo rechace dispositivo médico instalado

Habitualmente, los implantes como stents, catéteres o tubos pueden presentar complicaciones debido a que las plaquetas se adhieren al aparato, formando un coágulo que lo encapsula y que puede dar lugar a un ataque al corazón, una embolia o una infección grave.

Para evitar este problema sin necesidad de que los pacientes tengan que tomar fármacos anticoagulantes de por vida, estos ingenieros han desarrollado un material de titanio que se caracteriza por contar con una superficie hemofóbica fuertemente repelente a la sangre. 

 

El nuevo compuesto ha sido hallado gracias a la combinación de dos disciplinas: la ingeniería biomédica y la ciencia de los materiales. Los investigadores utilizaron las láminas de titanio empleadas habitualmente para fabricar dispositivos médicos y alteraron su superficie químicamente para que actúe como una barrera perfecta entre el titanio y la sangre.

"Estamos haciendo exactamente lo contrario a lo que puede indicar la intuición", explica Arun Kota, uno de los directores del estudio. "Estamos utilizando un material con el que la sangre odia entrar en contacto, con la finalidad de hacerlo compatible con la sangre". Gracias a esta estratagema, los científicos han conseguido engañar a la sangre para que crea que no hay ningún material extraño en el organismo.

Este aparato muestra las venas para facilitar los análisis de sangre

En las pruebas de laboratorio pudieron comprobar que el material registra unos niveles muy bajos de adhesión de plaquetas, evitando la coagulación y el rechazo del implante por parte del organismo. Los ingenieros aseguran que se encuentran en las primeras fases de la investigación y quieren continuar trabajando en otros factores que influyan en la coagulación para poner a prueba sus avances próximamente en dispositivos médicos reales. 

Ver ahora: