Skip to main content

Este es el máximo número de años que podría vivir un ser humano, según la ciencia

Ancianos

DepositPhotos

30/05/2021 - 07:00

Un estudio viene a señalar que la esperanza de vida de un ser humano podría alcanzar hasta los 150 años si se cumplen una serie de condiciones.

La esperanza de vida de ciudadanos de países desarrollados es cada vez mayor, y un nuevo estudio afirma que la máxima esperanza de vida para un ser humano puede alcanzar hasta los 150 años, algo impensable a día de hoy pero que podría ser posible durante los próximos siglos.

Según un reciente estudio publicado en la revista Nature Communications, los humanos podrían llegar a vivir entre 120 y 150 años. Así al menos lo consideran un equipo de investigadores de la empresa Gero, con sede en Singapur, que han estado examinando el ritmo de envejecimiento en residentes de Estados Unidos, Reino Unido y Rusia.

Para llegar a la conclusión de estos años, el equipo evaluó las desviaciones de la salud estable, evaluaron los cambios en los recuentos de células sanguíneas y los analizaron por grupos de edad. Tanto para el recuento de células sanguíneas como para los escalones de edad, el patrón fue el mismo.

Y es que a medida que aumentaba la edad, algún factor como una enfermedad conducía a una disminución predecible incremental en la capacidad del cuerpo para devolver las células sanguíneas a un nivel estable después de su interrupción.

Así que cuando el equipo utilizó este ritmo predecible de declive para determinar cuándo la resiliencia desaparecería por completo y conducía a la muerte, encontraron un rango de 120 a 150 años.

Esto parece imposible hoy día, pero según scientificamerican, la persona de mayor edad registrada ha sido Jeanne Calment, que murió en Francia a la edad de 122 años.

Evidentemente, para cumplir estas estimaciones amplias de que una persona pueda llegar hasta los 150 años de edad, durante todo su camino, su estado de salud tiene que estar totalmente exento de cualquier tipo de enfermedad.

Conviene aclarar, que si bien una persona sana puede producir una respuesta fisiológica rápida para adaptarse a las fluctuaciones y restaurar así el estado, una persona ya mayor, es mucho más lenta a la hora de responder a todo tipo de fluctuaciones. No obstante, una enfermedad puede provocar grandes cambios en la presión arterial y en el comportamiento de las células, algo que va reduciendo esta esperanza de vida máxima.

Sea como fuere, la esperanza de vida ha crecido a pasos agigantados durante las últimas décadas, y es esperable que de aquí a un siglo sea bastante habitual que una persona pueda alcanzar fácilmente los 100 años de edad.