Skip to main content

El mejor día para librar en la semana es el miércoles, dicen los expertos

Calendario

19/08/2018 - 12:55

Si tu jefe te da a elegir un día para librar en la semana nunca escojas el viernes para tener tres días seguidos junto con el fin de semana, porque luego lo vas a acusar mucho más a partir del lunes.

Si bien la mayoría de las personas prefieren cogerse un viernes para librar y así con el fin de semana tener tres días libres, parece ser que a largo plazo no sería muy buena idea. Así lo considera la profesora de la Universidad de Texas en Austin, Dawna Ballard, que comenta que si bien cada una de las personas cuentan con un cronotipo diferente donde vivimos a distintos ritmos, la semana laboral es muy parecida para casi todos, de lunes a viernes.

La semana laboral se repite una y otra vez a lo largo del tiempo y de nuestra vida, y es fundamental que podamos hacer algo diferente para sorprender a nuestro organismo.

Estas son las edades en las que vas a ser más feliz en tu vida

Si optamos por escoger un viernes libre para tener tres días consecutivos para descansar, al momento de llegar al lunes puede que tengas más energía recargada pero psicológicamente estarás mucho peor porque has acostumbrado a tu organismo y mente a unos tres días con un estilo social diferente.

Y es que un miércoles festivo interrumpe el ritmo de trabajo impuesto por la sociedad, y te da la oportunidad de descubrir otros ritmos internos que tengas en tu cuerpo. Si bien un fin de semana largo te da más tiempo para hacer otras cosas, en realidad no logra interrumpir el poder de estimulación de la semana. De esta manera, el miércoles libre te permite construir un espacio en ambos lados y cambia el equilibrio entre el ritmo y el trabajo, y todo a tu favor.

Estas reflexiones son apoyadas también por los ganadores del premio Nobel de 2017, Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, que afirman que hay muchas ventajas de tomarse un miércoles libre: menos gente en la calle, menos colas a la hora de entrar a un museo o una exposición, playas más vacías, supermercados libres y hasta posibilidad de salir a cenar fuera pagando mucho menos.