Skip to main content

Confirman por primera vez la presencia de microplásticos en la sangre humana

Microplasticos

25/03/2022 - 18:58

Muchos expertos lo daban por hecho, y al fin tenemos confirmación científica: el 80% de las personas tienen microplásticos en su sangre. ¿Qué significa esto para nuestra salud?

La contaminación de los plásticos no afecta solo a ríos o mares. A las tortugas atrapadas en los envases de refresco, o a los peces que mueren por la falta de oxígeno en los ríos taponados por la contaminación.

Hay un efecto infinitamente más peligroso, que se ha descubierto hace poco: los microplásticos. Se trata de una degradación de los residuos plásticos, que se filtran en el ambiente. Normalmente se considera microplástico a todo aquel menor de 5 mm, pero hay microplásticos microscópicos.

Se han encontrado microplásticos en los peces que consumimos, en las heces de los bebés, en lo alto del Everest, y en los abismos marinos más profundos. Están en todas partes. Ahora sabemos que, también, en nuestras células sanguíneas. Y eso no puede significar nada bueno.

Los microplásticos se introducen en nuestro cuerpo a través de los alimentos, del aire contaminado que respiramos, del líquido que bebemos en botellas de plástico, de los envases de los alimentos. Cabía la posibilidad de que el propio sistema digestivo o respiratorio los expulsase, pero se confirman las peores sospechas: se filtran al interior de la sangre.

Según informa Interesting Engineering, vía Business Insider, investigadores de varias universidades han utilizado una nueva técnica capaz de rastrear microplásticos de un tamaño de solo 0,0007 mm, y la han aplicado a un análisis de muestra de sangre de 22 personas sanas.

El 80% de las muestras contenían microplásticos. El 50% de estas muestras de sangre contenía plásticos PET, que normalmente proviene de las botellas de plástico de los refrescos, agua, etc.

El 30% contenía poliestinero, un plástico que se usa en los paquetes de comida. El 25% de las muestras también mostraba trazos de polietileno, un material que se usa para fabricar las bolsas de plástico de la compra.

El hecho de que estos microplásticos circulen libremente en la sangre, significa que tienen acceso a todos los órganos de nuestro cuerpo, desde el corazón al hígado o el cerebro. Y el efecto, de momento, es desconocido.

Quizá podrían taponar ciertos conductos, afectar a las neuronas, provocar reacciones químicas desconocidas, y otros efectos. Ninguno positivo.

Los científicos encargados del estudio piden más fondos para ampliar el número de muestras analizadas, e iniciar una investigación urgente que descubra el efecto de estos microplásticos en la sangre humana.

La buena noticia es que al menos ya sabemos que están ahí, así que se pueden enfocar las investigaciones. Pero al mismo tiempo, también confirmamos que los plásticos pueden afectar a nuestro organismo de una forma mucho más peligrosa de lo que pensábamos.

Es urgente que reduzcamos su uso antes de que sea demasiado tarde para nuestra salud.

Y además