Los millennials y Netflix, ¿cómo será la televisión del futuro?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los millennials y Netflix, ¿cómo será la televisión del futuro?

El televisor ha muerto, ¡larga vida a la televisión! Las generaciones más jóvenes, encabezadas por los millennials nacidos en plena revolución digital, encabezan la huida del televisor en su concepto más tradicional hacia nuevas formas de consumo que giran alrededor del vídeo online y de los dispositivos móviles. Ahora sí, el espectador decide qué, cuando y cómo ver la televisión

Cada vez son más grandes, más finos y presumen de tener mayor definición, pero los televisores ya no seducen a los jóvenes como antaño, olvidados los tiempos en los que la caja tonta constituía el mayor termómetro del poder adquisitivo de cada familia.

No es que los más jóvenes den la espalda a la televisión, sino al televisor en su sentido más básico o, más concretamente, a la oferta de contenido lineal en la que el espectador es un sujeto pasivo. Cambian los hábitos sí, pero porque también ha cambiado el modelo de negocio.

Los números comienzan incluso a registrar el fenómeno en España, donde la media de minutos diarios frente al televisor ha caído en los últimos años hasta los 239 minutos, siete por debajo del récord histórico fijado en el año 2012.

Una diferencia escasa aún para establecer una tendencia, pero la clave está en el detalle. Los millennials, la generación de jóvenes nacidos entre los ochenta y principios de los noventa, han recortado en 18 minutos su consumo televisivo diario hasta los 130 minutos.

Netflix aterriza en España el 20 de octubre: consulta sus precios

La historia se repite en otros países. Un estudio publicado en el Reino Unido por la Ofcom -ente equivalente a la CMT española- apunta a que mientras el consumo televisivo diario de los adultos británico roza las 3 horas el de los jóvenes de entre 11 y 15 años apenas superan los 90 minutos. Esos adolescentes que suceden a los millennials muestran ya una clara ruptura con la televisión tal y como la hemos conocido durante décadas. 

"Los consumidores de entre 14 y 17 años son en realidad un 60 por ciento más propensos que los millennials a reproducir vídeo en un ordenador portátil antes que en la televisión, y tienen tres veces más probabilidades de ver contenido vídeo en un smartphone o tablet", confirma Adolfo Rodero, managing director de Accenture.

Los más jóvenes lideran la revolución, pero la tendencia ya es patente en todos los grupos de edad. 

La eclosión del vídeo online

La caja catódica pierde adeptos entre los millennials sobre todo respecto al ordenador -portátil o sobremesa- y a los dispositivos móviles. "Hemos detectado que la televisión es el único dispositivo que experimenta un descenso de dos dígitos en todo el mundo y entre los espectadores de todas las edades", sentencia Rodero. La oferta infinita de contenidos digitales y la mejora de la conexión a Internet, especialmente en el universo móvil, acelera el cambio.

A pesar de todo, el televisor todavía se defiende como el dominador absoluto de cada casa. Ahora, eso sí, tiene más competencia. La cadena CBS asegura en un informe que los más jóvenes no han dejado de ver los canales de televisión al uso, sino que ahora simplemente reproducen los mismos contenidos en las pantallas de sus móviles y tablets.  

La audiencia, sin embargo, es mucho más compleja en Internet, donde la oferta de contenidos tiende a infinito. En la red, el rey indiscutible para reproducir vídeo es Youtube, que según Google ya supera en popularidad a cualquier canal de cable en Estados Unidos para la población que va de los 18 a 49 años, la más comercial y apetecible para los anunciantes. 

Consumo TV millennials

YouTube presume del crecimiento de usuarios en todo el mundo, pero también de que cada año pasamos más minutos consumiendo vídeos online gracias al auge de los dispositivos móviles y la mejora en las velocidades de conexión. Y la tendencia apunta a mantenerse en el tiempo; según Accenture los consumidores hoy exigen una experiencia de cada vez mayor calidad con vídeos de larga duración, streaming en alta resolución y un buen servicio a la hora de reproducir contenidos con sus móviles y tablets.

Los más jóvenes, por supuesto, encabezan el consumo de vídeo móvil. Según un estudio de la consultora Milner&Co el 57 por ciento de los niños prefieren ver un vídeo en un dispositivo móvil antes que en el televisor tradicional, otra muestra de que la generación que sucede a los millennials va a cambiar todavía más el concepto de la televisión.

Quién más quién menos conoce a algún padre que ya no castiga a sus hijos sin televisión, sino sin teléfono móvil o iPad. Según esa misma consultora 4 de cada 10 niños renunciaría al postre a cambio de quedarse un rato jugando con la tablet. 

Rubius Youtuber

Ídolos de la red

La muerte de la televisión tradicional, en su concepto más original, ha alumbrado el nacimiento de estrellas en Youtube que resultan unos completos desconocidos para buena parte de la población. A sus 25 años Rubén Doblas Gundersan, El Rubius, es el youtuber más seguido de España con casi 14 millones de suscriptores.

Sin embargo, los números demuestran que la popularidad de El Rubius va mucho más allá de la plataforma de vídeos de Google. El joven supera holgadamente en Twitter los 4 millones de seguidores, muy por encima de las cifras de Andreu Buenafuente y Santiago Segura, o de la suma de los seguidores de los cuatro grandes canales privados de la televisión española. Y todo ello con contadas apariciones en la pequeña pantalla. 

Cómo ganar (mucho) dinero con Youtube

La entronización de personajes nacidos en la red no es un fenómeno ni mucho menos exclusivo de España. Según una investigación del semanario Variety, las estrellas de YouTube ya son más populares entre los adolescentes de los Estados Unidos que actores y cantantes mainstream que aparecen habitualmente en la televisión; los jóvenes conocen mejor a Smosh, The Fine Bros o PewDiePie que a Paul Walker, Jennifer Lawrence, Katy Perry y compañía. 

Si la muerte de la televisión más tradicional es un fenómeno difícil de medir, lo que desde luego es evidente es el auge de la segunda pantalla. "Comentar en las redes sociales lo que vemos en televisión es ya tan habitual que siete de cada diez telespectadores lo hacen, principalmente entre los 13 y 45 años de edad", explica José Luis Chico, de Kantar Media.

Tablet millennials TV

Una revolución también empresarial

Los nuevos hábitos de consumo van camino de cambiar cómo funciona la televisión. Y YouTube no es el único destino al que se dirigen los millennials al apagar la televisión. En los últimos meses se ha disparado la popularidad de plataformas como Twitch.tv, una web que retransmite en streaming partidas de videojuegos en directo y que ya genera millones de dólares al día.

Los consumidores son fieles a los contenidos, no a los canales. Los hábitos de visualización son ahora "líquidos", con lo que es mucho más difícil para proveedores y anunciantes retener una audiencia que valora la híper personalización, la calidad del servicio y la visualización multidispositivo.

He vivido un año sin televisión y me he dado cuenta hoy

Los consumidores están mucho más dispuestos a abandonar un proveedor que no responda bien en alguno de estos frentes. Y por eso, la lucha por los contenidos resulta brutal. En un espacio de tiempo muy corto los medios tradicionales han visto cómo las grandes operadoras de telecomunicaciones, las telecos, han invadido su mercado. "Es el caso de Movistar en España, pero el movimiento se ha repetido a nivel mundial", apunta José Vicente García Santamaría, profesor de la Universidad Carlos III.

A golpe de millones, las telecos parecen haber llegado a la televisión para quedarse, pero no son los únicos actores que han entrado en el sector. También están ahí las grandes empresas nacidas en Internet como Amazon o Netflix, que incluso producen ya contenidos de alta calidad que ponen al servicio de sus clientes a través de plataformas de streaming que representan justo lo que los millennials demandan: contenidos de calidad que puedan verse cómo y dónde el espectador prefiera.

"No hay duda de que los consumidores exigen cada vez mayor libertad de elección", reflexiona Rodero, que prevé que la oferta se flexibilizará todavía más en España con la entrada de Netflix al tiempo que los canales convencionales redoblarán su apuesta por el streaming de contenidos online (AtresPlayer, MiTele) con el objetivo de no dejar atrás a su propia audiencia.

Cómo ver Netflix gratis durante 6 meses

¿Quién ganará entonces, las empresas de medios, las telecos o los nuevos gigantes de Internet? "Los triunfadores ofrecerán disponibilidad y calidad con flexibilidad y una rang de modelos diferentes para hacer frente a los diferentes segmentos de consumidores", vaticina Rodero. Adaptarse o morir. "La virtud de Internet es que avanza a gran velocidad, todo se verá enseguida y podremos ver quiénes son ganadores y perdedores", sentencia García Santamaría. El mando está en manos de los millennials.