Skip to main content

Qué es el momo challenge y cuáles son las claves de estos peligrosos retos virales

Jóvenes con teléfonos móviles
user

26/03/2019 - 08:30

Los hoax o bulos virales son noticias falsas difundidas con algún fin, otrora difundidas en la radio o la televisión y hoy en día articuladas y propagadas por Internet, especialmente mediante redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. No es habitual que tengan un afán lucrativo -como sí lo hacen otros engaños online como el phishing o el ransomware– sino provocar algún tipo de daño o influir en la opinión pública con una intencionalidad política, algo más frecuente en período electoral.

Un ejemplo notable y reciente de hoax fue el ‘Momo Challenge’, que tuvo amplia difusión enn grupos de WhatsApp de padres preocupados y medios de comunicación locales de diversas nacionalidades, sobre todo en Reino Unido y Estados Unidos, así como en América Latina. Parte de una leyenda urbana sobre un reto inexistente para niños y adolescentes que supuestamente los incitaba a realizar una serie de tareas peligrosas, incluyendo ataques violentos, daño autoinfligido y suicidio –como sucedió con la Ballena Azul, aunque en este último caso el reto sí existió-.

Tal y como recoge Wikipedia, pese ​a que fue calificado de fenómeno global el pasado julio de 2018, el número de quejas reales es relativamente pequeño y ningún departamento legal o de policía ha registrado heridos debido a este reto.​ La visibilidad del fenómeno creció en febrero de 2019 después de que el Servicio de Policía de Irlanda del Norte publicara una advertencia pública en Facebook y la personalidad de redes sociales estadounidense Kim Kardashian publicara en su cuenta de Instagram pidiendo que YouTube eliminara los presuntos vídeos de “Momo”.

Según los medios británicos, el ‘Momo challenge’ llegó a Reino Unido cuando una madre alertó en grupo de Facebook de residentes en Westhoughton, un pequeño pueblo de Lancashire, tras escuchar una anécdota que le contaron a su hijo en el colegio. Inmediatamente se viralizó como la espuma siendo recogido y multiplicado en cientos de páginas web de varios países. Aunque el bulo o hoax es totalmente falso, los expertos advierten que puede desempeñar el efecto de profecía autocumplida, incitando a posteriori a la violencia o atemorizando a los menores. 

Whitney Phillips, profesor especializado en Cultura y Tecnología de la Universidad de Siracuse (EEUU) aconseja no repetir “ningún engaño que hayas leído en plataformas como 4chan. Y un recordatorio -tanto para periodistas como para gente común- al intentar desacreditar algo en público, le estás dando más vida a esa historia”.

Una investigación, la más amplia hasta la fecha sobre bulos y fake news, publicada por el MIT en la revista Science apuntó a que esta clase de engaños virales tienen un 70% más de probabilidades de ser retuiteadas y que su difusión alcanza a entre 1.000 y 100.000 personas de media, en contraste con las informaciones verdaderas, que en escasas ocasiones traspasaban la barrera de los 1.000 usuarios.

Desde Panda Security recomiendan tener calma y verificar la información que te llegue, contrastándola con grandes medios de comunicación y organismos oficiales

Ver ahora: