Skip to main content

Los motivos por los que hay que tener el respaldo en posición vertical durante el despegue y aterrizaje

Dormir en el avión
-

13/12/2019 - 07:30

Si hay algo que no está sujeto a improvisaciones son los vuelos en avión. Cada detalle ha sido estudiado por las compañías aéreas y las empresas supervisoras de seguridad para que sea lo más adecuado posible. Desde las luces indicativas a las bandejas o el diseño de cada parte del avión. Aunque a veces cueste entenderlo, pocas cosas quedan al capricho.

Una de las normas existentes es que cuando empieza el proceso de despegue o aterrizaje el respaldo de los asientos tiene que estar en vertical. Hay algunos que no pueden moverse, sobre todo en compañías de vuelos baratos, pero en los que sí es posible hay que ponerlo en vertical durante ese tiempo.

El motivo no es que la persona de detrás se encuentre cómoda, sino que es exclusivamente por temas de seguridad.

Hay al menos tres causas por las que se exige la verticalidad en los asientos. La primera es que los asientos reclinados pueden dificultar la evacuación en caso de emergencia. Si ocurriese algo, sería importante una correcta y rápida salida del avión.

Además, imposibilitan la postura de bajar la cabeza hasta las rodillas, tal como se exige en la tarjeta que hay en todos los asientos donde aparecen las normas de seguridad por si ocurre un suceso.

Por último, de este modo se evita que se golpeen la cabeza las personas de detrás en caso de que los pasajeros se vean impulsados hacia delante por algún problema o en el aterrizaje. El cinturón frenará el que salgan despedidos y tener ese espacio evitará golpes.

Tal como se puede ver, todo está sujeto a normas en el avión por unos motivos justificados.