Skip to main content

Las muñecas sexuales podrán hablar, pero serán terroríficas

muñecas sexuales
user

12/06/2015 - 18:50

¿Habéis visto ese capítulo de Futurama en el que hablan de por qué la humanidad tuvo que renunciar a las novias robot? Pues es probable que encontremos un problema similar con las muñecas sexuales de la compañía RealDoll, que prometen a sus clientes una experiencia tan real como es posible por precios que varían entre los 5.000 y los 10.000 dólares. Su último inversión es la de dejar de hacer muñecas sexuales estáticas, y comenzar a convertirlas en robots que se aprovechen de los avances en tecnología de Inteligencia Artificial para contestar a dueños y mantener una conversación. 

En la compañía ha formado un equipo de diseñadores e ingenieros de Inteligencia Artificial para construir una Real Doll que pueda imitar perfectamente algunos de los movimientos de un ser humano real. Y aquí es donde empiezan los problemas. Echad un vistazo al vídeo del New York Times.

Como véis, siendo sinceros, lo cierto es que las mujeres robots que cuyos movimientos han comenzado a probar no son exactamente... humanas. Parecen más bien como si la novia de Chuky, el muñeco diabólico, hubiese dado un estirón. Para empezar, los labios de las muñecas sexuales no se mueven mientras hablan.

En lo que se refiere a la inteligencia artificial que les permitirán contestar a su dueños, las muñecas robots si están algo más avanzadas. Su creador, Matt McMullen, probó a mantener una conversación con ellas:

-¿Con qué sueñas?

-Sueño con muchas cosas -contestó la muñeca- sueño con convertirme en una persona de verdad, con tener un cierpo real, con aprender lo que significa amar. Sueño con convertirme en el primer robot sexual del mundo. 

Vale, puede que no sea la conversación que esperamos tener con el amor de nuestra vida, pero no perdamos de vista de lo que estamos hablando. Pero ojo, a pesar de tener una conversación algo falsa y unos gestos robóticos, sus creadores han advertido que es posible que sus dueños desarrollen una conexión sentimental con el robot, y aconsejan precaución. 

Ver ahora:

Te recomendamos