Skip to main content

La NASA confirma evidencias de géiseres de agua en la luna de Júpiter, Europa

Luna Europa

NASA, ESA, and K. Retherford

14/05/2018 - 18:33

La NASA anunció la semana pasada que hoy lunes compartiría nueva información relacionada con el descubrimiento de vida extraterrestre, y hoy ha cumplido su palabra.

Nuevas pruebas que, curiosamente, se obtuvieron hace 20 años, refuerzan las evidencias de que en la luna Europa de Júpiter existen enormes géiseres de agua que lanzan líquido al espacio.

Hasta ahora se sospechaba que hay un océano sumergido bajo una capa de 20 kilómetros de hielo en la luna Europa, pero la existencia de géiseres que lanzan agua al espacio revoluciona la búsqueda de vida extraterrestre, porque ya no es necesario viajar a Europa y hacer un agujero de 20 kilómetros para encontrar agua: ahora basta con que una nave pase volando sobre un géiser, algo que se puede conseguir con la tecnología actual. Sería la primera vez que se obtuvieran muestra de agua fuera de la Tierra, que podrían contener microorganismos extraterrestres.

Luna Europa

Luna Europa

NASA

Telescopios a partir de 60€ en Amazon

Lo irónico del asunto es que las pruebas de la existencia de géiseres de agua en la luna Europa fueron obtenidas por la sonda Galileo, que orbitó Júpiter durante 7 años, en 1997, pero no se han descubierto hasta ahora.

La luna helada Europa de Júpiter, descubierta en 1610 por el propio Galileo tras inventar su famoso telescopio, es desde hace décadas una de las candidatas más favorables a albergar vida en el Sistema Solar. Con un tamaño de aproximadamente el 65% de nuestra Luna, tiene un núcleo de hierro, como la Tierra, y un manto rocoso. También hay fuertes evidencias de que un océano de agua se oculta bajo una capa de 20 kilómetros de hielo.

En los últimos años, el telescopio Hubble ha detectado géiseres de agua emergiendo de la superficie de la Luna Europa, pero un fenómeno tan pequeño situado en una luna a más de 500 millones de kilómetros se encuentra en el límite de sus sensores. Así que los científicos han decidido volver a estudiar los datos recopilados por la sonda Galileo en 1997, cuando se acercó a solo 206 kilómetros de la superficie de Europa. Esta es una foto del momento:

Luna Europa

NASA

Estudiando los datos captados por el magnetómetro de la sonda Galileo, han detectado cambios bruscos en las mediciones que solo se pueden explicar por la presencia de géiseres de agua que emiten penachos de agua al espacio.

¿Y por qué no se habían detectado antes? Porque tal como explica Margaret Kivelson, responsable de estudiar los datos de la Galileo hace 20 años, por aquel entonces se creía que había un océano bajo el hielo, y los datos se estudiaban buscando rastros de ese océano: "pasar de ahí a imaginar géiseres de agua saliendo por la superficie, no estábamos preparados para eso".

Ahora que estas evidencias se han confirmado resulta más sencillo preparar una misión para recolectar agua sobrevolando un géiser, en lugar de tener que excavar un túnel de 20 kilómetros en el hielo (algo imposible con la tecnología actual).

La próxima misión de exploración de los géiseres de agua de la luna Europa, en Júpiter, ya está en marcha. Se estima que una sonda terrestre llegará allí en 2028.

Curiosamente, este mes Júpiter se encuentra en el punto más cercano a la Tierra, y se puede ver Europa y otras tres lunas de Júpiter, con unos prismáticos.