Skip to main content

La NASA detecta pulsos de llamaradas solares en el Sol y la Tierra

llamaradas solares nasa

16/11/2017 - 22:22

Dos estudios de la NASA muestran que las llamaradas solares emiten unas oscilaciones que afectan tanto al clima espacial como a la atmósfera de la Tierra.

Dos estudios recientes de la NASA han mostrado que las llamaradas solares emiten pulsos u oscilaciones que afectan tanto al clima espacial como a la atmósfera de la Tierra, lo que interfiere en el buen funcionamiento de algunos servicios de telecomunicaciones, como el GPS. 

Una llamarada o erupción solar es un fenómeno mediante el que el Sol libera radiación electromagnética de forma repentina e intensa. Habitualmente se produce encima de las manchas solares, y el estallido abarca desde las ondas de radio hasta los rayos X y los rayos gamma. 

Estas dos investigaciones proporcionan nuevos conocimientos sobre los orígenes de las llamaradas solares masivas, así como el clima espacial que producen. Esta información es clave en la actualidad, debido a que tanto los astronautas como las misiones robóticas se aventuran en el sistema solar. 

El primer estudio, dirigido por Ryan Milligan del Goddard Space Flight Center de la NASA, detectó oscilaciones en una medición de la energía ultravioleta extrema del Sol, que es invisible a nuestros ojos. Las mediciones se llevaron a cabo en una llamarada solar de clase X (la más intensa) que tuvo lugar el 15 de febrero de 2011, porque como el evento estaba siendo observado por muchos científicos había diversos instrumentos recogiendo datos. Gracias a esto pudieron rastrear las oscilaciones en la radiación de la erupción. 

Hazte con un telescopio para observar el espacio

Los pulsos fueron observados en la emisión ultravioleta extrema a frecuencias que muestran que se originaron más bajas, en la cromosfera, que es la capa exterior de la envoltura gaseosa del Sol. Este detalle proporciona más información acerca de cómo viaja la energía de un destello a través de la atmósfera del astro rey. Además, las mediciones también sugieren que las oscilaciones tienen un papel en los efectos del clima espacial. 

En el segundo estudio, liderado por Laura Hayes del Goddard Space Flight Center de la NASA, los científicos investigaron una conexión entre las erupciones solares y la actividad de la atmósfera en la Tierra. El equipo descubrió que la región más baja de la ionosfera, que es la capa electrificada de la atmósfera, respondía a los pulsos de una llamarada solar.

Proponen proteger la Tierra de las llamaradas solares con un escudo

"Esta es la región de la ionosfera que afecta a las comunicaciones de alta frecuencia y las señales de navegación", explica Hayes. "Las señales viajan a través de la región D y los cambios en la densidad de electrones afectan si la señal es absorbida o degradada". 

Ahora, los investigadores esperan ampliar las observaciones de su trabajo con nuevos estudios para entender cómo responde la ionosfera a las oscilaciones de rayos X, y si otras erupciones solares inducen esta respuesta. "Este es un estudio emocionante que muestra que la atmósfera de la Tierra está más estrechamente relacionada con la variabilidad de los rayos X solares de lo que se pensaba", afirma Hayes.

[Fuente, foto y vídeo: NASA]

Ver ahora: