Skip to main content

La NASA afronta una de las grandes amenazas en la exploración espacial: la contaminación biológica

Astronauta en el espacio
Pixabay

10/07/2020 - 10:11

La contaminación biológica es una de las grandes preocupaciones que tiene la NASA y trabaja en protocolos para prevenir cualquier peligro.

Si algo hemos podido recordar durante los últimos meses es que en ocasiones las mayores amenazas son las que no están a la vista, y este es un aspecto que no olvidan en la NASA. Ante la falta de contactar con otras civilizaciones, las posibilidades de que exista algún tipo virus en el sistema solar son suficientes como para crear protocolos de prevención.

La carrera espacial está viviendo un nuevo auge en los últimos tiempos y ya se habla de realizar viajes tripulados a Marte y volver a la Luna. Entre los problemas a los que se enfrentan las distintas agencias, la NASA ha vuelto a recordar el que se refiere a la contaminación biológica y la necesidad de proteger al planeta de posibles elementos ajenos "para evitar su contaminación dañina".

Es posible que en otros planetas se encuentren microbios o virus peligrosos para el ser humano o nuestro ecosistema y que se traigan por accidente. Si existe agua congelada, no se puede descartar esta amenaza, por ejemplo.

En The Verge recuerdan que la NASA es consciente de que cuando se envía una misión tripulada hay un innumerable número de bacterias que viajan con ella, y la posibilidad de que ocurra en sentido contrario también existe. Por eso quieren replantear este aspecto mediante "directivas provisionales" para los viajes a la Luna o Marte.

Estas directivas parten de la clasificación en categorías de los planetas, satélites y cuerpos que hay en el espacio y cómo actuar en cada uno. Por ejemplo, la Luna está en Categoría II, lo que significa que existe una "rara posibilidad de que la contaminación transportada por una nave espacial pueda poner en peligro futuras misiones". Pero quieren cambiarla a Categoría I ante la falta de expectativas de que se encuentre vida.

En cambio con Marte existen mayores problemas, porque aún "no tenemos suficiente información para saber a dónde podemos ir y dónde no debemos ir y dónde podemos ir, pero debemos ser más cuidadosos que en otros lugares".

Pero la NASA es consciente de que existe un problema a solventar, ya que cualquier directriz de comportamiento tiene sentido si todos los países se acogen a ella. Estados Unidos ha realizado un esfuerzo tratando de encajar estos términos dentro de los Acuerdos de Artemisa, pero de momento no han logrado buenos resultados debido a otros puntos que se incluyen sobre minería espacial o posible privatización del espacio.