Skip to main content

La NASA ha lanzado un GPS al espacio, y será clave para colonizar otros planetas

Reloj atómico

24/09/2019 - 07:05 | Actualizado 24/09/2019 - 20:01

La NASA tiene claro que quiere ser la primera agencia espacial en llegar a Marte. Donald Trump, en una de sus habituales fanfarronadas, ha afirmado que la Luna es ‘’aburrida’’ y que, por eso, Estados Unidos debe ir a Marte. Bien, la NASA ha dado otro paso para que eso sea posible: ha activado el reloj atómico más preciso, que actuará como un GPS en el espacio.

Se trata del reloj atómico del espacio profundo, una herramienta que se lanzó hace unos meses y que ahora ha sido activado por la NASA. Será, como ha detallado la agencia, la clave para poder viajar tanto a Marte como a objetivos más lejanos.

Actualmente, tanto los astronautas (con relojes atómicos a bordo de las naves) como los satélites que orbitan la Tierra se guían mediante relojes atómicos de un tamaño considerable. Un reloj atómico, como su nombre indica, está compuesto por átomos, y gracias a eso pueden medir el tiempo con una precisión de mil millonésima de segundo.

Aunque nos parezca exagerado, esta precisión es necesaria para que los cálculos a bordo de naves espaciales y sondas sean correctos, y un minúsculo fallo o imprecisión podría ser la diferencia entre aterrizar en un planeta tan lejano como marte… o pasarse de largo, dando al traste con la misión.

Por eso, la NASA no ‘’confía’’ en los relojes atómicos ‘’normales’’ y ha creado este reloj atómico del espacio profundo. ¿Cuál es la diferencia? Funciona exactamente igual que un reloj atómico ordinario, pero cuenta con una resistencia 50 veces mayor a la radiación del espacio profundo. De ahí su nombre vaya.

De esta manera, el reloj atómico del espacio profundo puede resistir mejor la radiación sin que su sistema interno se vea afectado, pudiendo ocasionar, así, fallos de cálculo que afecten a la misión.

Este reloj atómico estará un año dando vueltas a la Tierra para que la NASA asegure el correcto funcionamiento, y después pasará a ser usado como si fuera un GPS espacial.