Skip to main content

La NASA quemó la mejor prueba de vida en Marte hace 40 años

18/07/2018 - 09:55

¿Hay vida en Marte? Eso es algo que los científicos de la NASA están investigando desde hace años, y un reciente hallazgo ha dado esperanza a todos aquellos que están deseando descubrir vida fuera de nuestro planeta.

Hace unas semanas, la agencia estadounidense reveló que el Curiosity, el Rover que explora la superficie de Marte desde 2012, descubrió ciertos organismos complejos que podrían albergar vida, o ser el comienzo o final de una forma de vida.

Esto se celebró debido a la importancia del descubrimiento, pero ahora nos enteramos que lo que ha descubierto el Curiosity podría haberse conocido hace 42 años, pero la NASA quemó las pruebas por error.

Aparecen las extrañas ''arañas'' de Marte

Y es que, un reciente estudio publicado en New Scientist sostiene que el Curiosity no ha sido el primer vehículo humano que ha descubierto evidencias de vida extraterrestre. Durante la década de los 70, la sonda Viking ya encontró esta materia orgánica compleja, pero la NASA realizó un procedimiento que quemó las pruebas, retrasando el descubrimiento más de 40 años.

Parece que el regreso del módulo Phoenix es el que nos ha dado más datos sobre la superficie terrestre y explica el error que tuvo la NASA en 1976, quemando las pruebas de vida extraterrestre. El Phoenix aterrizó en Marte hace diez años y descubrió que la superficie del planeta está cubierta por perclorato, un compuesto tóxico que explota si se somete a temperaturas muy elevadas.

Las temperaturas de Marte son bajas, por lo que el perclorato no entra en combustión a no ser que se aplique una llama a 500 grados, como pasó en el aterrizaje del Viking a mediados de los 70. Esto, quemó parte de la superficie del planeta, llevándose esas muestras de moléculas orgánicas complejas.

Viking

Carl Sagan posando junto al Viking.

La cadena de acontecimientos se completó en 2013, cuando el Curiosity descubrió que había clorobenceno en la superficie de Marte, algo que se origina cuando el carbón y el perclorato reaccionan. Así que, sí, un error provocó un retraso considerable en un acontecimiento que, seguro, marcará la línea de investigación del planeta rojo a partir de ahora.

Eso sí, en lugar de lamentarse, la NASA debe celebrar que hay materia orgánica en varios puntos del planeta y no en un sitio concreto (donde aterrizó la Viking).

Ver ahora: