Skip to main content

La NASA va a empezar a probar su avión eléctrico experimental

Avión eléctrico NASA

08/10/2019 - 06:45

La NASA ha recibido la primera configuración totalmente eléctrica del X-57 Maxwell, su primer avión eléctrico experimental cuyas pruebas se van a iniciar en breve. 

La aeronave fue entregada el pasado 2 de octubre por Empirical System Aerospace (ESAero), la compañía que se ha encargado de su construcción. Ahora, el X-57 se encuentra en el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA en Edwards (California), a la espera de que la agencia empiece las pruebas. 

Por si no lo sabías, los aviones X de la NASA son una serie de aeronaves experimentales que la agencia espacial utiliza para poner a prueba nuevas tecnologías. En este caso, el objetivo es testear el potencial de los motores eléctricos, y es el primer avión X 100% eléctrico y también el primero tripulado que la NASA desarrolla en los últimos 20 años.

El avión que ha sido entregado se trata de la primera de las tres configuraciones totalmente eléctricas planteadas para el X-57, conocida como Modificación II o Mod II. Está basado en un avión Tecnam P2006T en el que los motores de combustión convencionales han sido reemplazados por motores eléctricos. 

"Con el avión en nuestra posesión, el equipo X-57 pronto realizará extensas pruebas en tierra del sistema integrado de propulsión eléctrica para garantizar que la aeronave esté en condiciones de aeronavegabilidad", explica Tom Rigney, director del proyecto. "Planeamos compartir rápidamente las valiosas lecciones aprendidas a lo largo del camino a medida que avanzamos hacia las pruebas de vuelo, ayudando a informar al creciente mercado de aeronaves eléctricas". 

A la espera de empezar las pruebas del Mod II, la agencia ya está preparando las siguientes fases del proyecto y está trabajando de manera activa en el desarrollo de las configuraciones Mod III y Mod IV. 

El objetivo del proyecto X-57 Maxwell consiste en contribuir al desarrollo de estándares de certificación para los mercados emergentes de aviones eléctricos. Para ello, la NASA compartirá el diseño centrado en la propulsión eléctrica de la aeronave y el proceso de aeronavegabilidad con los reguladores y la industria.