Skip to main content

Ni siquiera Tesla ha resuelto este problema de la conducción autónoma

problema coche autónomo tesla no ha resuelto

26/01/2018 - 10:28

Pese a que la conducción autónoma ahora está en boca de todo el mundo, todavía quedan muchos retos por resolver hasta que esta tecnología llegue a ser realmente viable en el mundo real. Y el último ejemplo de ello lo encontramos en un reciente caso de un accidente de un coche de Tesla en el que el Autopilot, el sistema de conducción autónoma de la compañía de Elon Musk, no fue capaz de evitar que el vehículo fuera a parar directamente contra la parte trasera de un camión de bomberos que estaba detenido en la autopista.

El incidente ha tenido lugar en la ciudad de Culver City (Los Ángeles, Estados Unidos), y las autoridades han confirmado que el conductor del Tesla Model S que protagoniza este accidente ha salido ileso. Según aseguró él mismo después del accidente, cuando tuvo lugar el impacto estaba circulando a una velocidad de unos 100 km/h con el Autopilot activado (es decir, el coche llevaba activos todos sus sistemas de seguridad). El Autopilot, fuente de disputas entre Elon Musk y sus empleados, no hizo nada por evitar el brutal impacto hasta que ya era demasiado tarde.

¿Cómo ha sido posible que ninguno de los sistemas de Tesla detectaran a tiempo que delante de la trayectoria del coche había un camión de bomberos detenido en el carril? Pese a que la del Autopilot es una tecnología que ya nos ha demostrado en más de una ocasión que es capaz de salvar vidas, por desgracia en estos años también hemos visto que se trata de una funcionalidad que todavía no es infalible. En este caso, la explicación a este accidente requiere analizar varios factores diferentes.

En primer lugar, tenemos que saber que hay un claro motivo por el que en la red se comenta que el nombre de "Autopilot" ha supuesto durante años una fuente de disputas entre Elon Musk y algunos empleados de Tesla. Puede que se llame Autopilot, pero en realidad Tesla siempre informa a sus conductores de que a día de hoy no se trata de un sistema de conducción cien por cien autónoma: de hecho, algunas autoridades trataron en su momento de obligar a la compañía a cambiar el nombre de este sistema por otro que no llevara a confusión sobre su nivel real de autonomía.

A día de hoy, incluso ni el mejor de los coches de Tesla pasa del Nivel 2 de conducción autónoma: eso significa que, si bien es cierto que el vehículo es capaz de moverse por sí mismo por la carretera sin necesidad de que el conductor intervenga en la mayoría de las situaciones, en realidad no deja de ser un mero asistente a la conducción que de ninguna forma sustituye al humano que hay sentado detrás del volante.

Este conductor engaña al Autopilot de Tesla con una naranja

Ahí entramos en la segunda parte de la explicación del accidente que protagoniza esta noticia. Dado que es un asistente, y no un piloto cien por cien automático, hay situaciones que se le escapan al Autopilot: en el propio manual de instrucciones de los coches de Tesla, la compañía indica claramente que sus asistentes a la conducción pueden no funcionar en ciertas situaciones y requerir la actuación del conductor. Eso ha sido precisamente lo que ha ocurrido en este accidente con un camión de bomberos.

Tal y como explican en Wired, pese a que Tesla todavía no se ha pronunciado de forma oficial al respecto sí que hay una parte de su manual de instrucciones que se corresponde al cien por cien con lo que ha ocurrido en este caso: "[El sistema de control de crucero adaptativo] no es capaz de detectar todos los objetos y [puede darse el caso de que] no frene o baje de velocidad al encontrarse con un objeto detenido, especialmente si se está circulando a más de 80 km/h y el vehículo que te precede cambia de carril dejando al descubierto un objeto parado en la carretera".

Dicho de otra forma: si vas detrás de un coche y éste decide cambiar de carril porque delante hay -como en este caso- un camión de bomberos completamente detenido, puede que el Autopilot no lo interprete como un obstáculo y no baje de velocidad hasta que ya sea demasiado tarde. Y no es algo exclusivo de Tesla: en Volvo, el sistema de Pilot Assist viene acompañado de esta misma letra pequeña.

Lejos de tratarse de un error garrafal de programación, en realidad es una limitación de la tecnología que actualmente incorporan los coches semi-autónomos que hay en el mercado. Si los coches que funcionan con esta tecnología tuvieran que frenar cada vez que detectaran un objeto detenido en alguna parte de la carretera, sencillamente serían inconducibles. De ahí que sea tan importante que los conductores sean conscientes de que no van en un coche cien por cien autónomo.

Pasarán todavía muchos años hasta que puedas hacer el trayecto de tu casa al trabajo en coche mientras lees una revista. Mientras tanto, estas noticias sirven para recordar que, por mucha tecnología de asistencia a la conducción que traiga tu nuevo y flamante coche, sigues siendo tú el responsable de todo lo que ocurra en la carretera.

Ver ahora: