Niño se convierte en alérgico tras una transfusión de sangre

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Niño se convierte en alérgico tras una transfusión de sangre

Una noticia que publica el medio ScienceAlert deja ver los grandes misterios de la medicina y es que un niño de ochos años de edad se ha convertido en alérgico al pescado y al cacahuete tras una transfusión de sangre.

Hasta esa intervención, el joven podía comer de todo sin ningún problema. Esta transfusión se llevó a cabo hace unos meses como una de las medidas para tratar su meduloblastoma (un tipo de cáncer cerebral).

Semanas más tarde el niño comenzó a sentirse mal a los 10 minutos de haber comido salmón. Fue trasladado de urgencia al hospital con síntomas de alergia.

Los médicos trataron la reacción y le aconsejaron evitar la ingesta de pescado pero, cuatro días más tarde, el niño volvió al hospital después de comer manteca de cacahuete en una taza de chocolate. 

Los nuevos test de ADN resuelven asesinatos de hace 20 años

"De inmediato nos preguntamos que estaba sucediendo", declara Julia Upton, médico del niño. "¿Por qué de repente sufre reacción a un alimento que lleva años ingiriendo?", se pregunta.

Tras estudiar el caso llegaron a la conclusión de que el niño había adquirido la alergia después de la transfusión de sangre a la que había sido sometido. El donante sufría alergia al pescado y a los frutos secos

Esta transmisión de alergias es conocida como "transferencia pasiva", es extremadamente raro pero no inaudito.

La culpable de la llamada "transferencia pasiva" es una proteína conocida como inmunoglobulina (IgE), presente en la sangre del donante, y que acabó por provocar la reacción del joven. IgE es un anticuerpo que, al encontrarse con ciertos alimentos, hace que las células inmunes liberen las histaminas que desencadenan la reacción alérgica.

"Dió la casualidad de que una parte de la transfusión de sangre que recibió el niño contenía una gran cantidad de plasma de ese donante en concreto", señaló Julia Upton a ABC News

Aunque los anticuerpos se encuentran en la sangre de las personas, se tienen que dar una gran cantidad de factores para que una alergia sea transmitida a un receptor en una transfusión.

Tan sólo se han registrado dos casos de transferencia pasiva en la última década.

La buena noticia es que esta alergia transmitida al niño se ha desvanecido y ya es capaz de comer de nuevo lo que quiera, sirviendo este caso, además, para ampliar y profundidad el estudio sobre este caso tan poco habitual.