Los niños que viajan en el asiento del medio tendrán más éxito

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los niños que viajan en el asiento del medio tendrán más éxito.

El asiento central en la parte trasera del coche. ¿Quién quiere viajar ahí? Nadie. Y mucho menos los niños. Patalean, lloran y se enfadan cuando les toca usar el asiento del medio. Hay mucho menos espacio para mover las piernas, tus hermanos te clavan los codos desde todos los lados, tus padres te tienen más vigilado, y no puedes ver el paisaje.

Pues bien, en el poco probable caso de que seas un niño y estés leyendo esto, la próxima vez que tus padres, el turno o la intimidación de uno de tus hermanos te obligue a viajar en el asiento del medio, acepta. Cuando seas mayor, serás más rico y tendrás más éxito en la vida que tus hermanos que viajan orgullosamente sentados al lado de la ventanilla.

Esta es la curiosa conclusión a la que llega un estudio encargado por Skoda a un grupo de psicólogos que han analizado los hábitos de viaje de más de mil británicos, cuando eran niños.

Al parecer, viajar en el asiento central cuando eres niño, en trayectos largos, te hace asimilar desde pequeño conceptos como el desequilibro y la injusticia de la vida, la paciencia, y la capacidad de adaptarse. Estos rasgos positivos sirven para enfrentarse con más capacidades a la vida, y termina con una carrera profesional de más éxito cuando eres adulto.

¿Cómo han llegado los expertos a esta conclusión?

Los niño que viajan en el asiento del medio tienen más éxito

Los juguetes y jugos de los niños de los 80

Para llevar a cabo el estudio, se preguntó a más de mil personas con empleos de éxito y dos o más hermanos, en qué asiento viajaban cuando eran niños.

El 90% de los ocupaban un puesto de director confesaron que viajaban en el asiento del medio. El 75% de los que habían montado su propio negocio, también. La misma coincidencia tiene lugar con el 62% de los encuestados que ocupaban puestos de administradores senior.

Los más curioso es que el 80% de todos aquellos que confesaban haber viajado en el asiento central del coche siendo niños, estaban convencidos de que esta molestia había influido positivamente en su formación como personas.

Laverne Antrobus, psicóloga infantil, confiesa que, "resulta fascinante comprobar cómo tu ubicación en el asiento del coche, a veces durante bastantes años, influye en nuestra personalidad. La gente que viaja en el asiento central parece desarrollar rasgos positivos que les son muy provechosos cuando son adultos, y más interesante aún, en sus carreras profesionales".

Es bastante cuestionable que una encuesta realizada a mil personas sea extrapolable a toda la población, pero al menos es un estudio de provecho: la próxima vez que tus hijos se peleen porque ninguno quiere sentarse en el asiento del medio, cuéntales esta historia...

[Fuente: The Telegraph]