Skip to main content

Nueva hoja artificial obtiene hidrógeno con agua y energía solar

Fotosintesis artificial

20/09/2016 - 20:03

Investigadores alemanes han creado una instalación de fotosíntesis artificial para dividir la molécula del agua con energía solar y obtener hidrógeno.

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación de Energía y Clima de Jülich (Alemania) ha desarrollado un prototipo de instalación de fotosíntesis artificial que tiene la capacidad de producir hidrógeno líquido a partir de la disociación del agua con la energía solar. Se trata de un sistema compacto y autónomo que, según los fabricantes, podría sentar las bases para dispositivos comerciales. 

La fotosíntesis es un proceso químico por el cual las plantas y algunos tipos de algas transforman la energía solar en energía química estable, sintetizando carbohidratos simples a partir de dióxido de carbono y agua. La fotosíntesis artificial intenta imitar este procedimiento natural, y en los casos más habituales utiliza la luz con la finalidad de separar las moléculas de agua para obtener hidrógeno y oxígeno. 

La instalación de fotosíntesis artificial que ha diseñado este equipo se basa en la división fotoelectroquímica del agua, una técnica que se ha utilizado desde la década de los 70. La mayoría de los científicos se han centrado en aumentar la eficiencia de esta tecnología mediante el desarrollo de nuevos materiales absorbedores y catalizadores.

Sin embargo, el diseño de este equipo es diferente a los otros prototipos que se han creado hasta ahora porque no se ocupa de mejorar los componentes empleados, sino en llevar todo plantear una unidad práctica, compacta y autónoma. "Hasta la fecha, la disociación fotoelectroquímica del agua solo ha sido probado en una escala de laboratorio", explica Burga Turan, uno de los miembros de la investigación. "Los componentes y materiales individuales se han mejorado, pero en realidad nadie ha tratado de lograr una aplicación real".

Hoja fotosíntesis artificial

Para la fabricación del sistema, se han utilizado componentes con un tamaño no mayor que una uña, lo que permite que el dispositivo sea extremadamente compacto: su superficie es de solo 64 cm2. Además, los materiales están ampliamente disponibles y son fácilmente accesibles, lo que hace posible que su costo sea muy bajo. 

Una hoja artificial hace combustible líquido con energía solar

Aunque cada unidad es muy pequeña, los científicos señalan se pueden conectar entre sí un conjunto de instalaciones básicas, lo que abre el camino para la puesta en marcha de una instalación de fotosíntesis artificial con un tamaño de muchos metros cuadrados. 

El sistema ha sido patentado por los investigadores, que continúan trabajando para hacer realidad esta tecnología y poder lanzarla cuanto antes al mercado.  

[Fuente: New Atlas]

Ver ahora: