Skip to main content

Nueva tecnología para fabricar vasos sanguíneos artificiales

Nueva tecnología para fabricar vasos sanguíneos artificiales

08/09/2015 - 19:28

ArtiVasc 3D, un proyecto de la UE, ha implementado un nuevo proceso y nuevos materiales para fabricar vasos sanguíneos artificiales con una impresora 3D.

La producción de tejidos y órganos artificiales ha evolucionado mucho en los últimos años, pero hasta ahora los científicos se encontraban con un serio problema que les impedía continuar avanzando en sus investigaciones.

Esto es debido a que los expertos sólo han podido cultivar de forma artificial las capas superiores de la piel, que comprenden la dermis y la epidermis, y no han sido capaces de reproducir también el tejido subcutáneo, ya que para ello necesitan los vasos sanguíneos que lo irrigan. 

El punto de partida de ArtiVasc 3D, un proyecto de investigación de la Unión Europea, era precisamente la fabricación de este sistema vascular que permita cultivar en el laboratorio tejidos más complejos. Para conseguirlo, el equipo ha implementado nuevos materiales y un nuevo proceso de fabricación para producir los vasos sanguíneos en una impresora 3D

Nueva tecnología para fabricar vasos sanguíneos artificiales

Dar con el material adecuado ha sido uno de los principales logros de este proyecto de investigación, ya que tenía que ser compatible con el cuerpo humano y ofrecer las características necesarias para desempeñar las funciones de administración de sangre del sistema vascular. 

Para generar las propiedades requeridas, los científicos han utilizado un polímero sintético a base de acrilato y lo han manipulado combinado dos métodos de impresión: la inyección de tinta y la estereolitografía, lo que ha permitido obtener la resolución adecuada para producir las ramificaciones de vasos sanguíneos porosos con un espesor de aproximadamente 20 micras. 

Crean una impresora 3D que usa biomateriales y células vivas

En comparación con los métodos convencionales, el proceso que ha ideado ArtiVasc 3D proporciona las condiciones necesarias para producir vasos ramificados y biocompatibles por primera vez en un tamaño reducido, lo que hace posible cultivar tejidos con un espesor mucho mayor del que se podía conseguir hasta ahora.

Según los investigadores, con este avance se sientan las bases para que la ingeniería de tejidos continúe evolucionando y se puedan desarrollar estructuras más grandes y complejas, quizá incluso órganos enteros, en un futuro próximo. 

[Fuente: ArtiVasc 3D]

Ver ahora: