Skip to main content

Nuevo avance podría ayudar a prevenir o ralentizar la leucemia

leucemia

Sandra Arteaga

22/09/2016 - 20:24

Científicos identifican una nueva diana terapéutica que puede ayudar a crear sistemas de diagnóstico más precisos y nuevas terapias para la leucemia. 

Un conjunto de científicos del Instituto Oncológico del Centro Médico Universitario Erasmus en Rotterdam (Países Bajos), ha identificado una nueva diana terapéutica para prevenir o frenar la leucemia. Gracias a este avance se podrán desarrollar sistemas de diagnóstico más efectivos, así como nuevas terapias que permitan luchar contra este tipo de cáncer de la sangre. 

La leucemia, término que significa "sangre blanca", es un tipo de cáncer hematológico que comienza en la médula ósea, donde se forman las células sanguíneas. Se produce como consecuencia de una mutación que afecta a las células hematopoyéticas, que son las células madre que finalmente se diferenciarán en una célula de la sangre.

Los daños en el material genético provocan un aumento descontrolado de los niveles de leucocitos, e impiden la producción normal de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros y saludables. 

La médula ósea tiene un segundo tipo de células madre, llamadas mesenquimales, que también pueden influir de forma determinante en el desarrollo de la leucemia. Estas células son las responsables de la formación de los cartílagos, los huesos, los músculos y los adipocitos.

El equipo de investigadores ha demostrado en su estudio, que se ha llevado a cabo con ratones, que las células madre mesenquimales que se encuentran en las zonas próximas al tumor de la médula ósea pueden inducir cambios malignos en las hematopoyéticas, incrementando el riesgo de desarrollar leucemia. No obstante, no se conocen los mecanismos moleculares que propician la aparición de la enfermedad. 

Científicos descubren cómo detener el cáncer

Los científicos han llevado a cabo un segundo estudio para averiguar por qué se acaba produciendo el cáncer en la sangre. Sus resultados revelan que las células mesenquimales que se encuentran sometidas a una situación de estrés secretan dos moléculas inflamatorias, que son las que dañan el ADN y las mitocondrias de las hematopoyéticas, convirtiéndolas en malignas. 

Este hallazgo ayudará a diseñar métodos de detección más precisos, así como nuevos tratamientos para frenar la leucemia. "Los pacientes en alto riesgo podrían ser tratados de una forma más agresiva en unas fases más tempranas de la enfermedad, lo que permitiría prevenir o ralentizar su progresión", afirma Marc Raaijmakers, director de la investigación. 

[Fuente: ABC]

Ver ahora:

Sobre el autor

Sandra Arteaga

Redactora

Me encanta la tecnología y entender cómo funciona todo, así que si quieres saber cómo utilizar algo, te lo explico.

Te recomendamos