Skip to main content

Nuevo avance para producir combustible a base de algas

biocombustible de algas

06/05/2016 - 19:30

Científicos estadounidenses han identificado la enzima que hace que las algas inicien la producción de hidrocarburos, un gran avance para los biocombustibles.

El calentamiento global se ha convertido en una de las grandes amenazas del planeta, y los científicos llevan años buscando alternativas para producir combustible ecológico que sea más respetuoso con el medio ambiente que los carburantes fósiles.

Una de las soluciones que ha demostrado resultar más limpia y eficaz son los biocombustibles elaborados a base de plantas o restos vegetales. En concreto, se sabe que las algas tienen un gran potencial para la producción de carburantes sostenibles, y ahora un grupo de investigadores de la Texas A&M AgriLife en Estados Unidos ha identificado la razón.

Debido a su capacidad para acumular aceites de hidrocarburos que se pueden transformar en combustibles, el alga verde conocida por el nombre científico Botryococcus braunii es considerada como uno de los organismos más prometedores en la producción de materias primas para carburantes biológicos.

Además, tiene la ventaja de que es muy común y abundante en la naturaleza. Está presente en prácticamente todos los estanques y lagos del mundo y se ha encontrado en todos los continentes excepto en la Antártida. Eso sí, tiene el inconveniente de que crece de una forma muy lenta. 

"Lo interesante de esta alga es que produce grandes cantidades de hidrocarburos líquidos, que pueden ser utilizados para fabricar combustibles tales como gasolina, queroseno y combustible diésel", explica Tim Devarenne, el bioquímico que dirige la investigación. 

Combustible a base de algas

De acuerdo con su estudio, que ha sido publicado hoy en la revista Nature Communications, esta alga produce hidrocarburos gracias a una enzima codificada por un gen llamado lycopaoctaene sintasa, que es la encargada de iniciar la producción de fuel.

El biodiesel de algas está muy cerca

Este descubrimiento podría permitir a los científicos modificar genéticamente la planta y potenciar dicha enzima para que genere grandes cantidades de combustible. Además, también sería posible transferir los genes a una planta de tierra o a otras algas que se desarrollen con mayor rapidez que la Botryococcus braunii.

Los investigadores señalan que todavía están lejos de poder hacer un producto comercial, pero sus resultados han sido prometedores y continuarán trabajando para encontrar alternativas a los combustibles fósiles.

Ver ahora: