Skip to main content

Pavegen, la acera que convierte tus pasos en electricidad

Pavegen

07/02/2019 - 20:39

Uno de los retos de la Humanidad para el futuro (para el presente, en realidad), es encontrar fuentes de energía alternativas a los combustibles, altamente contaminantes y que agotan los recursos de la Naturaleza. Una de las ideas más originales son las aceras que convierten nuestros pasos en electricidad.

Esta tecnología se llama Pavegen, y ha sido desarrollada por la start-up británica del mismo nombre. Lo mejor de Pavegen es que la fuente de energía es gratuita, limpia e inagotable. ¿Qué más se puede pedir?

Pavegen, las aceras que convierten los pasos en electricidad, no es una visión teórica o un prototipo: ya se ha instalado en exposiciones, convenciones, e incluso en fragmentos de acera reales. En este vídeo, presentado por uno de los actores de la mítica serie británica Red Dwarf (Enano Rojo), puedes ver cómo funciona:

La teoría que hay detrás de Pavegen es sencilla de entender. La acera esta formada por una pavimento especial, que en realidad se compone de baldosas triangulares.

En cada esquina hay un generador electromagnético, que se comprime cuando alguien pasa por encima. Ese movimiento hacia abajo y hacia arriba, es el que genera la electricidad.

Cada paso genera entre 2 y 4 julios de energía, aunque en realidad el causante es el peso del propio cuerpo, que es el que comprime el generador.

No parece mucha energía, pero hay que tener en cuenta eso se multiplica por los miles, cientos de miles de pasos que una acera concurrida soporta a lo largo del día. Teniendo en cuenta que es una energía que se genera de forma limpia y gratuita, y es inagotable, ya que pasa gente por la calle todos los días, parece una forma válida de obtener electricidad.

No conocemos el coste de la instalación, pero si el mantenimiento no es muy elevado, tras cierto tiempo de obtener electricidad se habrá recuperado la inversión.

Xiaomi Mi Electric Scooter

Xiaomi Mi Electric Scooter

El Xiaomi Mi Electric Scooter es uno de los patinetes eléctricos más populares. Cuenta con una autonomía de unos 30 kilómetros, luz de frenado, frenada regenerativa y una velocidad de 25 kilómetros por hora.

El único hándicap es que para que Pavegen, la acera que convierte los pasos en electricidad, funcione, la baldosa tiene que hundirse unos milímetros, y eso puede ser un poco desconcertante.

Finalmente, la recolección de electricidad no es su única función. También puede usarse para encender luces, activar mecanismos, así como respuestas sonoras y visuales en convenciones, ferias, montajes publicitarios, etc.