Skip to main content

Qué es el peligroso coronavirus de Wuhan procedente de China, y por qué preocupa a los científicos

Virus China

Depositphotos

23/01/2020 - 17:07

Un nuevo y peligroso coronavirus de origen desconocido ha surgido en China. Se extiende rápido, y ha confirmado los peores augurios: se contagia entre humanos. Oficialmente ya ha causado 800 muertos y más de 70.000 afectados, muchos de ellos en estado crítico. Ya se han descubierto casos en Estados Unidos, Japón, y otros países. Vamos a ver qué es el coronavirus de Wuhan, y por qué preocupa tanto a los científicos.

Aunque su nombre técnico es coronavirus 2019-nCov, en la prensa se le conoce con el nombre de coronavirus Wuhan o neumonia de Wuhan, porque los primeros casos se detectaron en la ciudad china de Wuhan, que tiene más de 11 millones de habitantes.

De hecho casi todos los afectados han tenido contacto con uno de los mercados de pescados y mariscos que hay en la ciudad (pese a que no es costera), por lo que todo apunta a que el patógeno proviene de un animal, que ha mutado y ahora puede contagiar a los humanos.

La peligrosidad del coronavirus de Wuhan radica, precisamente, en que es un virus nuevo. El sistema inmunológico humano no tiene defensas contra él, y tampoco existen medicamentos especificos para tratarlo. Esto hace que se contagie rápidamente, y el índice de mortalidad es alto. Aunque por fortuna es curable, pues varias personas contagiadas se han curado, y han sido dadas de alta.

Los síntomas de este coronavirus de Wuhan son muy parecidos a los de una neumonía: fiebre, cansancio, tos, y dificultades para respirar.

Un coronavirus mutante de este tipo se vuelve especialmente preocupante cuando se confirma que se contagia entre humanos. Es decir, no hace falta estar en contacto con el animal transmisor para contagiarse.. Hay enfermos confirmados en Estados Unidos, Japón, Tailandia, Francia, España y Corea del Sur, así como en varias ciudades chinas.

De momento las autoridades chinas parece que están haciendo todo lo necesario para evitar la expansión del patógeno. Han cerrado los mercados sospechosos, están controlando a los animales, y han montado hospitales para tratar específicamente a los enfermos con este virus. Pero preocupa la inminente celebración del Año Nuevo chino, en donde millones de personas regresarán a sus ciudades natales a ver a la familia, y el coronavirus de Wuhan podría extenderse por todo el país.

Se han puesto controles de temperatura en aeropuertos y estaciones, y esta misma semana la Organización Mundial de la Salud celebra una reunión de urgencia para implantar medidas de control en todo el mundo.

Esperemos que sean suficientes para frenar el virus.