Skip to main content

Un periódico ya predijo el calentamiento global hace 106 años y nadie hizo caso

Contaminación

19/08/2018 - 14:58

Las previsiones sobre el calentamiento global han estado a la orden del día desde hace decenas de años, aunque muchos gobiernos no han empezado a tomar medidas hasta hace bien poco cuando el problema ya se ha agravado y la temperatura del planeta ha ascendido unos cuantos grados.

Si te estás preguntando por qué hace tanto calor en verano, no es una imaginación, dado que con el paso del tiempo las temperaturas siguen subiendo sin parar como parte de un calentamiento global que parece no frenar su avance. Y resulta curioso que hace 106 años un periódico de Nueva Zelanda ya predijo que durante el siguiente siglo el calentamiento global se acrecentaría, y en ese momento nadie les hizo caso.

El 14 de agosto de 1912, un periódico llamado Rodney and Otamatea Times redactó un párrafo profético dentro de su sección de notas científicas y noticias. En el mismo se advertía que la atmósfera de la Tierra estaba cambiando debido a la forma en que las economías del mundo estaban incrementando la producción de combustibles fósiles.

En el titular se podía leer que “el consumo de carbón afecta al clima”, con la siguiente noticia redactada: “los hornos del mundo están ahora quemando aproximadamente 2000 millones de toneladas de carbón al año. Cuando esto se quema, uniéndose con el oxígeno, agrega alrededor de 7000 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año. Esto tiende a hacer que el aire sea una manta más pesada para la Tierra elevando su temperatura. El efecto puede ser considerable en unos pocos siglos”.

Actualmente la atmósfera de la Tierra cuenta con una cantidad de CO2 sin precedentes dado que la concentración ha aumentado a niveles récords.

La alta concentración de contaminación en el aire está matando a las personas a gran ritmo, y el calor queda atrapado alimentando los incendios y haciendo que el nivel del mar suba. También algunas investigaciones consideran que el aumento de las temperaturas puede afectar a nuestro cerebro.