Skip to main content

La piel del kiwi se puede comer y tiene un gran valor nutricional, ¡no la tires!

Kiwi pelado

Getty Images

20/05/2021 - 06:45

Quizá no lo sabías, pero la piel del kiwi se puede comer. Esta parte de la fruta está cargada de nutrientes y es muy sana, así que no la tires. Te contamos cómo puedes incorporarla a tu dieta si su textura te resulta desagradable.

Comer kiwi es muy saludable. Contiene vitamina C, vitamina K, vitamina E, ácido fólico, potasio, fibra y antioxidantes, y su consumo está asociado con numerosos beneficios para la salud. Los estudios científicos han constatado que ayuda a controlar la presión arterial, mejora la absorción del hierro, estimula el sistema inmunológico, favorece la buena digestión, reduce la coagulación de la sangre y protege contra la pérdida de visión.

Al consumirlo, la mayoría de las personas desecha la piel. Y no nos extraña: la pelusa con la que está recubierta hace que su textura pueda resultar desagradable, por lo que buena parte de la gente la rechaza. 

Pero, a pesar de esto, la piel del kiwi se puede comer, al igual que la de la naranja, la del limón, la del plátano y la de otras frutas y verduras. Y no solo es comestible, sino que además es muy saludable. Está cargada de nutrientes, por lo que desecharla es un grave error. 

En la piel del kiwi encontramos buena parte de la fibra de esta fruta, así como una importante cantidad de folato y vitamina E. La cáscara contiene el 50% de la fibra del kiwi, que favorece la salud intestinal. El contenido en folato es del 32% del total presente en la fruta, un nutriente que favorece el crecimiento y la división celular es muy importante durante el embarazo, ya que ayuda a prevenir los defectos del tubo neural. Por último, la concentración de vitamina E en la piel es del 34%, con interesantes propiedades antioxidantes para mantener las células sanas y evitar el daño de los radicales libres. 

La dieta de muchas personas no incluye la cantidad diaria recomendada de estos tres nutrientes, por lo que comer la piel del kiwi les ayudaría a satisfacer estas necesidades y estar más sanos. El problema es que, a causa de la pelusa de la que está recubierta, a la mayoría de la gente le resulta desagradable su textura, y además su contenido en cristales de oxalato de calcio naturales pueden irritar la boca.

Para comer la piel del kiwi, en primer lugar tienes que lavarla muy bien para dejarla libre de posibles pesticidas. Una vez limpia, una buena alternativa es añadirla a batidos y smoothies, así no la notarás y podrás aprovechar todas sus propiedades. También puedes triturarla para incorporarla a tus recetas, como salsas, aliños, mermeladas o bizcochos. Otra opción consiste en tomarla en infusión.

Y además