Skip to main content

Este es el plan de China para proteger el planeta del impacto de un asteroide

Asteroide

Getty Images

03/06/2020 - 06:45

China ha presentado su propuesta para proteger la Tierra del impacto de un asteroide: desviarlos mediante naves espaciales llenas de rocas.

El impacto de un asteroide contra la Tierra podría tener consecuencias catastróficas. Por este motivo, los científicos de todo el mundo tratan de encontrar la mejor forma de defender el planeta en caso de que una roca espacial amenace con chocar contra nosotros.

Hace unas semanas hablábamos de los avances de la misión AIDA de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), el plan internacional para proteger a la Tierra del posible impacto de un asteroide. En el marco de esta iniciativa se enmarca la misión DART de la NASA, que usará una nave espacial para desviar asteroides y arrancará a finales del verano de 2021. 

Y este no es el único plan de defensa planetaria que se ha puesto alguna vez sobre la mesa. A lo largo de los años hemos conocido diversas alternativas, que pasan por el uso de armamento nuclear, la ablación por láser o el arrastre gravitacional, entre otras propuestas.

Plan de China para desviar asteroides

Nature

Ahora, un equipo de científicos del Centro Nacional de Exploración Espacial de China (NSSC), que pertenece a la Academia de las Ciencias de China, ha presentado su propio plan. La propuesta, cuyos detalles están publicados en la revista Nature, se basa en la técnica del impacto cinético, pero mejorando su eficacia a través de una idea muy imaginativa. 

El concepto ideado por estos científicos chinos se conoce como Impacto Cinético Mejorado y su mecánica es la que te vamos a explicar a continuación. En primer lugar se lanza una nave no tripulada que se encarga de recolectar toneladas de rocas espaciales de las inmediaciones de nuestro planeta. 

El número de toneladas dependerá del tamaño del asteroide que suponga un peligro para la Tierra. Por ejemplo, para desviar el asteroide Apofis, que tiene un diámetro de 185 metros, sería necesario recolectar unas 200 toneladas de rocas. 

Una vez que la nave no tripulada tiene su cargamento, el siguiente paso consiste en dirigirse hacia el asteroide peligroso a gran velocidad para impactar contra él. Gracias a las rocas que almacena en su interior, el resultado es mucho más eficaz que mediante la técnica de impacto cinético clásico, de acuerdo con los investigadores.

Y además