Skip to main content

Plantas, bacterias y hongos, los verdaderos amos de la Tierra

Seta

22/05/2018 - 09:58

La humanidad ha conseguido domesticar el planeta en su inmensa mayoría, y no sólo porque haya explorado todos los rincones sino por el impacto irreversible sobre la biosfera. Eso no significa que hayamos acabado con la vida salvaje ni mucho menos. De hecho los humanos seguimos siendo un porcentaje insignificante de la vida en la Tierra.

Según un estudio de Ron Milo, investigador del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel, son otros organismos y microorganismos los que dominan el planeta, al menos en lo relativo a los números. Sólo las plantas suponen un 80% o más de la biomasa que habita la Tierra, y eso que la cantidad se ha reducido notablemente en los últimos milenios.

Las bacterias y hongos suman un 13% y un 2% respectivamente, por lo que entre estas tres formas de vida hablamos de más de un 95% de toda la vida en el planeta. Y eso que hay que tener en cuenta a otros animales muy numerosos como las hormigas, que superan ampliamente a la humanidad.

El 58% de los animales salvajes se ha extinguido desde 1970, y cada vez lo hace más rápido

No obstante, esta valoración cuantitativa es evidentemente limitada. La humanidad es menos numerosa que otros organismos, pero eso no significa que tenga menos influencia. De hecho, tal y como prueba el cambio climático, tenemos la capacidad de hacer modificaciones sobre el planeta de forma global y definitiva.

Por ejemplo, el estudio cita un caso concreto, el de los animales domésticos. El ganado multiplica por 14 ahora mismo a la cantidad de animales salvajes, un porcentaje que no ha parado de crecer desde que existe la civilización.

La conclusión más que evidente es que el planeta no es nuestro, aunque nos comportamos como si lo fuera. De hecho, incluso si modificamos el clima de forma que sea prácticamete inhabitable para la humanidad, seguramente muchas de estas formas de vida logren sobrevivir.