Premio Princesa de Asturias para un método de edición de ADN

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Premio Princesa de Asturias para un método de edición de ADN

Las investigadoras bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015 por el descubrimiento de CRISPR-Cas9, un nuevo método para editar el ADN de una manera más precisa y económica que las conocidas hasta ahora. 

La técnica, que las investigadoras descubrieron en el año 2012, permite inactivar o modificar los genes con una precisión y sencillez sin precedentes, ofreciendo a las disciplinas de la biología y la medicina una herramienta con grandes posibilidades para la investigación. Este método se ha aplicado a células humanas en el laboratorio y su eficacia para corregir efectos genéticos ya ha sido demostrada en ratones. 

En el vídeo que puedes ver a continuación, elaborado por el McGovern Institute for Brain Research del MIT, puedes ver más detalles sobre el funcionamiento de la técnica CRISPR-Cas9.

El CRISPR es un mecanismo de defensa de la bacteria E.coli mediante el que repite secuencias de ADN muy parecidas a las de algunos virus para poder reconocerlos y atacarlos cuando aparezcan dentro del sistema. 

Charpentier y Doudna se centraron en el estudio de Cas9, que es la molécula capaz de destruir e inactivar el ADN del virus, con el fin de averiguar cómo procedía esta molécula a inactivar algunas partes de la secuencia genética de los organismos. De esta manera, se dieron cuenta de que el sistema inmunológico de las bacterias podía convertirse en la clave para la avanzar en la investigación genética. 

Modifican por primera vez el ADN de embriones humanos

La técnica CRISPR-Cas9 es muy versátil y hace posible la edición del genoma de un modo sencillo, rápido y eficaz. Permite introducir una o varias mutaciones muy precisas o introducir secuencias de ADN en zonas concretas para evaluar sus efectos, y tiene un gran potencial para la búsqueda de soluciones a los errores responsables de todo tipo de enfermedades y anomalías. 

Sin embargo, todavía falta tiempo para controlar la técnica y hacer la edición más estable para poder desarrollar adecuadamente las terapias genéticas, por lo que es necesario seguir investigando. 

[Fuente: Vozpópuli]