Skip to main content

Se puede engañar al coche autónomo con una simple pegatina

El coche autónomo no sabe reconocer una señal de tráfico cuando tiene pegatinas.

08/08/2017 - 10:00

¿Es seguro el coche autónomo? Son varios los accidentes que han sufrido distintos prototipos de coche conectado e inteligente, algunos de ellos mortales. La pregunta tiene una respuesta más que evidente: no, aún no lo es y probablemente jamás lo será completamente. Sin embargo, se están realizando estudios para identificar los distintos peligros que acechan al desarrollo de esta nueva tecnología.

Uno de estos estudios ha alcanzado una sorprendente conclusión. Resulta que el sistema de navegación de este tipo de vehículos puede ser completamente engañado, y no con piezas de alta tecnología ni con hackeo de por medio, nada de eso: se trata de una simple pegatina colocada en una señal de Stop.

¿Cómo es posible? Es sencillo. El coche autónomo funciona con una serie de sensores, algunos de ellos dedicados a tomar lectura de las distintas señales que hay en la carretera. Emulan al ojo humano a la hora de interpretar qué significan las señalizaciones que hay a los lados o sobre la calzada, aunque parece que la capacidad de decisión aún deja algo que desear. 

En este proceso de interpretación, se ha demostrado que el coche autónomo no es eficaz a la hora de distinguir un cartel convencional de uno que ha sido bandalizado. Basta con pegar una pegatina para que el software del vehículo no sepa interpretar qué quiere decir la señal en cuestión y tiene auténticos problemas con varios obstáculos.

Con sólo dos pegatinas adheridas a una señal de Stop, los investigadores demostraron que el coche la confunde en un 100% de las ocasiones con una de Límite de Velocidad 45 millas por hora. No se sabe exactamente por qué con esta señal en concreto, algo que se repite cuando se colocan tres pegatinas en lugar de dos, aunque con menos efectividad.

¿Cuántos trabajos podría eliminar el coche autónomo?

Las dudas que surgen de este estudio son legítimas y útiles. Hay quien puede pensar que es un inconveniente demasiado grande y que retrasará la llegada del coche autónomo a nuestras carreteras, pero no parece probable. Tiene fácil solución, aunque no a corto plazo. Es imposible evitar que los vándalos estropeen las señales de tráfico, así que la solución debe ser imaginativa.

Simplemente, por poner un ejemplo, se podría sustituir o complementar la señalización convencional por sensores que envíen información al coche autónomo de forma inalámbrica. Estos vehículos no necesitan "ver" el cartel realmente, sólo recibir los datos para saber qué decisión tomar a continuación. Eso sí, señalizar de esta forma todas nuestras carreteras parece algo inasumible a corto plazo.

[Fuente: Bleeping Computer]

Ver ahora: