Los pulsos eléctricos rejuvenecen la piel mejor que el botox

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Los pulsos eléctricos rejuvenecen la piel mejor que el botox

Un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv y Harvard Medical School ha llevado a cabo un estudio que determina que la aplicación de pulsos eléctricos estimula el desarrollo del colágeno y es capaz de rejuvenecer la piel mejor que otros tratamientos, como el botox.

Las pruebas de laboratorio que han realizado los científicos desvelan que la técnica de pulsos eléctricos tiene propiedades para reducir las arrugas, reparar los daños y renovar los tejidos de la piel. Los resultados demuestran que la electroestimulación aplicada hace posible que las células se renueven por sí solas, que crezcan los capilares para que circule el oxígeno y que el colágeno se desarrolle.

Este método de estimulación mediante campos eléctricos de alto voltaje no es invasivo, por lo que no requiere practicar cirugía, no es doloroso, no deja ningún tipo de marcas o cicatrices y no causa efectos secundarios. 

Las 10 innovaciones tecnológicas que cambiarán la medicina

A diferencia del tratamiento con electroestimulación, el botox, que es el procedimiento de rejuvenecimiento no quirúrgico más popular, es una solución temporal que puede ocasionar problemas a los pacientes, entre los que se incluyen riesgos neurológicos.

Los investigadores aseguran que la técnica de rejuvenecimiento que han descubierto tiene el potencial para revolucionar el tratamiento de las enfermedades regenerativas de la piel, que en la actualidad afectan a una de cada tres personas mayores de 60 años en todo el mundo. Además, también tiene aplicaciones estéticas para tratar el envejecimiento prematuro, las manchas en la piel u otro tipo de problemas.

En la actualidad, el equipo de científicos está desarrollando un dispositivo con un coste económico para realizar ensayos clínicos en los que probar la seguridad y eficacia de este sistema, por lo que todavía habrá que esperar hasta que esta técnica llegue a las clínicas.

[Fuente: EurekAlert!]