Skip to main content

¿Por qué los astronautas no pueden emborracharse en el espacio?

Explicamos por qué no está permitido el alcohol a los astronautas

21/02/2017 - 10:28

Desde que se realizó un experimento de consumo de vodka a una altitud similar a la del espacio, la relación de los astronautas con el alcohol ha sido compleja.

Existe la creencia generalizada de que el consumo de alcohol por parte de los astronautas en el espacio está prohibido porque aumenta sus efectos y el sentimiento de embriaguez aparece antes pero, ¿hasta que punto es cierto?

Está comprobado que el mal de altura puede presentar unos síntomas parecidos a los de la resaca, sin embargo el alcohol y la altitud no suponen una mezcla peligrosa para la salud de los astronautas.

En 1985 la Administración de Aviación General de EEUU puso en marcha un experimento que reunió a diecisiete hombres en una cámara que simulaba una altitud similar a la del espacio. Se les pidió que bebiesen vodka y a continuación realizasen una serie de tareas.

Los investigadores analizaron la prueba y llegaron a la conclusión de que la relación entre consumo de alcohol y altitud era inexistente, sus efectos no variaban de los que puede presentar una persona en la Tierra.

La NASA prohibe el alcohol en sus astronautas por otra razón: este producto, si se tirase o derramase por cualquier superficie de la estación podría dañarla dados sus componentes corrosivos. Asi tampoco permiten llevar cualquier tipo de líquido que lo contenga como enjuagues bucales, productos de limpieza, perfumes...

Los portavoces del centro espacial aseguran que no dejarían que ninguno de sus astrunautas que, al fin y al cabo son conductores de una nave espacial, tuviesen la posibilidad de consumir bebidas alcohólicas ni en su trabajo ni en sus ratos libres.

La NASA desarrolla la realidad virtual para astronautas

Además, las normas que impone la NASA son estrictas en cuanto a la responsabilidad de los astronautas ya que ni siquiera pueden beber alcohol las 12 horas antes del lanzamiento espacial.

Algunos expertos aseguran que permitir el alcohol a los astronautas supondría crear una fuente de conflicto; se daría lugar a problemas de aspecto social y cultural a parte de las borracheras. En un espacio cerrado en el que convive un grupo de personas de diferentes nacionalidades durante años necesita de una armonización y las bebidas alcohólicas podrían afectar a la convivencia.

Parece que de momento los astronautas se van a tener que conformar con aficiones más relajadas en su tiempo de ocio y dejar las cervezas a mitad de tarde para su regreso a la Tierra.

Ver ahora: