¿Por qué cerramos los ojos cuando besamos?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Nuestro cerebro decide cerrar los ojos al besar

Hay muchas situaciones en las que cerramos los ojos involuntariamente. Una de ellas se produce a la hora de besar, aunque hasta ahora no conocíamos el motivo de tal acto reflejo. Gracias a la investigación llevada a cabo por la Royal Holloway University, con sede en Londres, ahora sabemos por qué cerramos los ojos cuando besamos.

La explicación es bien sencilla: a nuestro cerebro la cuesta trabajo procesar tal cantidad de información procedente de dos sentidos distintos como la vista y el tacto. Por ello solemos cerrar los ojos, pues al cancelar uno de los dos sentidos la percepción del otro es mucho mejor.

Aunque los resultados pueden parecer evidentes, es necesario matizar algunas cosas. No es que no estemos capacitados para estar pendientes o hacer dos cosas a la vez. Es que la cantidad de información que recibimos ante un momento crítico es tan abrumadora que no somos capaces de procesarla si la recibimos por dos canales distintos.

Los ejemplos que ponen los autores del estudio corresponden su su totalidad a situaciones parecidas, como leer braille o practicar sexo. Cerramos los ojos en ambas para maximizar lo que nuestro sentido del tacto percibe, al igual que cuando besamos. Y lo hacen hombres y mujeres por igual, ya que la forma de procesar la información por parte del cerebro es la misma.

“Nuestra investigación extiende el significado de este descubrimiento al sentido del tacto. Es muy importante debido a la creciente importancia de los dispositivos táctiles. Por ejemplo, algunos coches proporcionan alertas táctiles cuando los neumáticos pisan las líneas de la carretera."

"La investigación sugiere que los conductores tendrán más dificultades para percibir el aviso si están envueltos en tareas visuales complejas como orientarse en carretera o atravesar una intersección.” han sido las palabras de la Doctora Sandra Murphy, una de las responsables de llevar a cabo el estudio.

El cerebro humano es 30 veces más rápido que un superordenado3

Desde hoy, sabemos exactamente el motivo de este comportamiento hasta ahora inexplicable. Muchas eran las conjeturas al respecto. Simplemente se trata de mantener la concentración para disfrutar más del momento del beso. Cerrar los ojos no está mal, dependiendo de la situación, claro.

Estos resultados ayudarán a mejorar la prevención ante situaciones de riesgo en las que tenemos que procesar grandes cantidades de información de forma inmediata, sobre todo cuando estamos al volante.

[Fuente: Journal of Experimental Psychology y Telegraph]