Skip to main content

Qué es el neodimio y por qué amenaza al futuro del coche eléctrico

Qué es el neodimio y su relación con el coche eléctrico

28/04/2018 - 13:12

¿Habías oído hablar alguna vez del neodimio? Aunque suena un poquito a Pokemon, obviamente no tiene nada que ver. El neodimio es un elemento químico cuyo símbolo es Nd y su número atómico es 60. Vale, que sí. Sabemos que esto tampoco te ayuda para entender qué demonios es esto, para qué sirve y por qué podría ser decisivo en el éxito (o el fracaso) del coche eléctrico.

En las siguientes líneas vamos a desgranar qué es el neodimio, qué son las tierras raras (sí, has leído bien; es un concepto que va muy de la mano con este elemento químico), qué suponen ambos para el coche eléctrico y qué compañías están empezando a dar pasos para poner soluciones a un problema que desde hace algunos años afecta a todo el planeta. Vamos, que será mejor que ni pestañees.

¿Qué (narices) son el neodimio y las tierras raras? ¿En qué afectan al coche eléctrico?

Estos dos conceptos tienen que ver con el motor que traen los coches eléctricos. Actualmente nos encontramos con dos tipos de motores para coches eléctricos: motores de bobinas (con hilo de cobre) y los de imanes permanentes, que usan metales de tierras raras como el neodimio.

Imanes de neodimio

El neodimio es un metal sólido que en los coches eléctricos tiene una alta coercitividad, es decir, una enorme capacidad para mantener la magnetización. Y sobre todo, una enorme resistencia al calor del motor. Por eso es tan usado en este tipo de vehículos.

¿Y qué son las tierras raras? Digamos que es la “familia”: son todos estos tipos de minerales, como el neodimio, el lantanio o el promecio, que son por lo general de muy difícil extracción, escasos y con propiedades magnéticas muy elevadas.

Falta de oferta y precios elevados: un problema para el coche eléctrico

Una vez hemos asentado los conceptos con respecto al neodimio y las denominadas “tierras raras”, seguimos.

A pesar de que el neodimio se usa en la gran mayoría de coches eléctricos e híbridos, lo que se busca desde hace años es limitar el uso de este tipo de metales, ya que suponen una amenaza medioambiental preocupante. A ello se le suma la increíble subida de precios debido a la poca cantidad (lo que hace muchísimo más caros los motores de los coches eléctricos) y al asentamiento del monopolio chino.

Y es que el país asiático lleva años a la cabeza en la extracción de neodimio y otras variantes de tierras raras. ¿Por qué? Sencillamente porque siempre se ha mostrado dispuesto a las extracciones de este tipo de materiales, que realmente son muy contaminantes y de un bajo coste.

El dilema del litio: el gran reto del coche eléctrico

Eso sí, al haberse convertido en un auténtico monopolio (el 80% del mercado mundial), el precio ha aumentado de una forma brutal en los últimos años. Y si además le sumamos la minería ilegal, imagínate.

En fin, una serie de hándicaps que están consiguiendo que el coche eléctrico se vea perjudicado y que los principales fabricantes ya estén dándole vueltas a posibles alternativas más baratas que el neodimio. O, al menos, para reducir su presencia en la medida de lo posible.

Toyota ha dado el primer paso para prescindir del neodimio

Toyota

Y hay una empresa que ya ha dado un primer (e importantísimo) paso. Hablamos de Toyota, que está desarrollando unos nuevos motores que pueden revolucionar el mundo de la movilidad eléctrica. Motores que cuentan con un nuevo imán con una cantidad muchísimo más baja de neodimio. Tampoco usan ni disprosio, ni terbio, otras dos tierras raras algo “controvertidas” por lo que antes hemos comentado.

¿Qué han hecho para poder prescindir de estos metales? Sustituirlos por otros que consigan un resultado lo más parecido posible, es decir, que soporten bien el calor, tengan un bajo peso… Así, gran parte del neodimio (el 50%) se ha sustituido por lantano y cerio. Sí, también son tierras raras, pero en este caso de bajo coste. Más concretamente, 20 veces más baratos.

I love hybrid

Se ha logrado disminuyendo el tamaño de los granos del imán, mejorando la eficiencia de ese 50% de neodimio que han mantenido (aumentando su concentración en la superficie de los granos) y gracias al descubrimiento de la aleación entre lantano y cerio. Esto último consigue lo que siempre se ha querido: evitar un rápido deterioro por la coercitividad o la resistencia al calor.

Precisamente, según Toyota, la demanda del neodimio en 2025 excedería la oferta. Y es para entonces cuando quieren estar prevenidos con medidas como estas para sus motores, ya que pretenden tener una versión eléctrica de todos sus coches en este plazo del tiempo. ¿Cuál será el futuro del neodimio? ¡Lo veremos!

Ver ahora: