Skip to main content

¿Qué es y por qué celebramos Halloween?

Explicación sobre el origen de Halloween y por qué se celebra en España.

31/10/2017 - 13:12

Halloween es una fiesta que hemos importado desde Estados Unidos ¿o no?

Esta afirmación es muy común, pero no es del todo cierta. Es verdad que la fiesta tal y cómo la conocemos hoy en día, con toda la temática asociada, empezó a celebrarse en Norteamérica, pero no es el origen de Halloween, al menos no del todos.

Esta fiesta tiene su origen en el mundo celta, habitantes de la zona que hoy se conoce como Irlanda y también parte del Reino Unido. Son ellos lo que empezaron a acoger una celebración que tiene su particular mística, aunque su explicación se haya perdido en las brumas del tiempo.

Halloween en realidad es el año nuevo celta

Puede que ya hayas oído que Halloween es una fiesta pagana, y es algo totalmente cierto, entendiendo pagano por anterior al cristianismo y el catolicismo. En este caso la cultura celta tenía otros dioses totalmente distintos a los que vinieron luego, y por supuesto no seguían el calendario actual.

De hecho, la festividad original se producía incluso antes de que los romanos llegasen a Britania, hace ya unos 2.000 años. Entonces lo que se celebraba no era lo que hoy conocemos como Halloween o el día de los muertos, sino el año nuevo, marcado por la recogida de la cosecha y el inicio de la estación oscura, o mejor dicho, el invierno.

El final de octubre -aunque aún no se llamaba así- era el inicio de un período estéril en el que no se podía sembrar ni recoger nada, marcado por el frío y los días más cortos y oscuros. Este es el motivo por el que esta fiesta cobra tintes siniestros cada año, una explicación que comparte con otras celebraciones de origen pagano de todo el mundo.

Ten tu casa lista antes de este 31 de octubre con estos elementos decorativos

Roma, vector de expansión de tradiciones paganas

La civilización romana se extendió por todo el Mediterráneo y las tierras adyacentes a él, Britania incluida. Fue allí donde entraron en contacto y asimilaron algunas costumbres celtas, algo que ocurrió con otras culturas conquistadas por sus legiones, proceso no exento de problemas a lo largo del tiempo.

Normalmente, los romanos asimilaban fiestas y costumbres extranjeras y poco a poco las adaptaban a las suyas, y el año nuevo celta no iba a ser menos. De la fiesta celta -o el luto, depende de cómo se vea- se pasó a una festividad en honor a Pomona, diosa de de las huertas y las cosechas.

Al poco tiempo, el origen celta de lo que hoy es Halloween se perdió por completo, pasando a ser una festividad 100% romana y por lo tanto pagana, algo que cambiaría con la llegada del cristianismo.

Los Papas Gregorio y la institucionalización del Día de Todos los Santos

Otra creencia extendida sobre Halloween es que suplanta a la fiesta original, la del Día de Todos los Santos. Nada más lejos de la realidad, pues es al contrario: el Día de Todos los Santos fue el que trató de sustituir -sin demasiado éxito, ya vemos- a la fiesta pagana romana, cuyo origen es a su vez celta.

La cadena de la historia va saltando de civilización en civilización y de religión en religión hasta nuestros días, copiándose unas a otras y haciendo uso de la apropiación cultura, un término que no es ni mucho menos nuevo.

Ante el éxito y la imposibilidad de erradicar las festividades paganas tan arraigadas en la tradición románica, la Iglesia Católica inventó una solución: renombrarlas para darles una justificación cristiana. Es por ejemplo lo que ocurrió con los Reyes Magos o la Navidad, cuyo origen no tiene demasiado que ver con el nacimiento de Cristo.

¿Sin ideas para disfrazarte? Echa un vistazo al catálogo de disfraces de Amazon

Con Halloween trataron también de dar el cambiazo, y funcionó durante un tiempo. A largo plazo se le han visto las costuras a esta estrategia, aunque durante casi 2.000 años los católicos han celebrado el llamado Día de los Muertos alegremente desconociendo por completo su origen.

Fue el Papa Gregorio III (731-741) el primero en mover la festividad de todos los santos desde mayo al 1 de noviembre. Posteriormente, Gregorio IV hizo extensible esta institucionalización a la Iglesia católica en todo el mundo conocido.

Este es el motivo por el que a día de hoy seguimos celebrando Halloween: la tradición se conservó gracias al arraigo popular y al obstinamiento de la Iglesia por apropiarse de ella.

Estados Unidos, el imperio laico de nuestros días

Aunque el origen de Halloween sea celta primero, romano después y cristiano en último lugar, siempre ligado a la religión, a día de hoy es una fiesta laica. Poca gente se disfraza de zombi o de calavera pensando en honrar a algún santo o al mismísimo Jesucristo. La finalidad es divertirse y pasarlo bien.

El cambio de mentalidad se produce en Estados Unidos y gracias a los inmigrantes católicos irlandeses, los que llevaron su tradición -suya de origen católico, con los celtas ya en el olvido- al nuevo mundo.

De ahí a su popularización a nivel nacional en todos los estados de EEUU, y por supuesto al resto del mundo. Con sendas victorias en la Primera y Segunda Guerra Mundial, este país se convirtió en primera potencia mundial, difusor de cultura y costumbres a través del comercio y sobre todo del cine y la televisión.

A nadie se le escapa que la cultura moderna tiene mayoritariamente origen estadounidense, laico y totalmente comercial. Halloween también es hoy en día una celebración basada en el consumo, como no podía ser de otra forma, aunque si eres de los que ama la diversión, ¿qué más da?

Ver ahora: