Skip to main content

¿Por qué los gatos tienen miedo a los pepinos?

gato miedo

17/07/2018 - 17:57

A lo mejor no lo sabías, pero los gatos tienen miedo de los pepinos. Solo tienes que entrar en YouTube y hacer una búsqueda rápida utilizando las dos palabras clave, y encontrarás infinidad de vídeos en los que los dueños se divierten asustando a sus mascotas con esta hortaliza. 

Antes de entrar a explicar por qué los gatos se asustan al ver un pepino, es muy importante señalar que gastar este tipo de broma a tu mascota pone en riesgo su buena salud y bienestar. Por lo tanto, no lo hagas, por muy divertido que te parezca, ya que el animal estará sufriendo.

Lo que ha hecho que los vídeos de gatos vs. pepinos se hagan virales es que a mucha gente le divierte la reacción de pánico de los felinos al ver una hortaliza inofensiva. Pero, ¿qué es lo que motiva el miedo repentino que siente el gato?

Diversas teorías explican las razones de los gatos teman a los pepinos, aunque ninguna ofrece una respuesta definitiva. Una de las más populares y aceptadas señala que el problema está en que la hortaliza se asemeja a una serpiente a ojos del animal. "Los gatos están genéticamente programados por instinto para evitar las serpientes", explica Con Slodobchikoff, especialista en comportamiento animal, en ABC News. "Los pepinos se parecen a las serpientes, y por eso los gatos tienen miedo".

Otra de las teorías apunta que el problema no está en el pepino en sí, sino que es su aparición repentina lo que asusta al gato. Así lo defiende Mikel Delgado, consultor de comportamiento de gato de la Universidad de California, Berkeley. Otros vídeos y estudios muestran que los felinos también le temen a otras frutas, como manzanas y plátanos, lo que sugiere que el factor sorpresa es determinante en la reacción de pánico.

Independientemente de los motivos que provoquen el temor de los gatos a los pepinos, como decíamos al principio todos los expertos advierten que asustar así a tu mascota puede tener graves consecuencias. El animal puede hacerse daño, sufrir una sensación prolongada de estrés o romper cosas por accidente al saltar para escapar. 

Ver ahora:

Te recomendamos