Skip to main content

Por qué jamás deberías rascarte los ojos, según la ciencia

Frotarse los ojos

14/06/2018 - 19:45

Seguramente te has frotado los ojos más de una vez recién levantado de la cama, o justo antes de ir a dormir. Este movimiento es intuitivo y se suele realizar cuando tienes mucho sueño, pero no es en absoluto recomendable.

De hecho, podrías causar daños irreversibles a tu cuerpo si lo haces habitualmente. Rascarse los ojos es malo por varios motivos, aunque todos ellos tienen que ver con lo mismo: no es una zona que esté preparada para que la frotes con fuerza.

Esto es todo lo que puede ocurrir si sigues frotándote los ojos a menudo.

1. Infección ocular

Si te llevas las manos a los ojos, lo haces con la suciedad acumulada en ellas. Es quizás el riesgo de rascarse los ojos más evidente de todos: el de la infección ocular.

Seguramente no quieres tener problemas en una zona tan sensible, así que es mejor que no lo hagas o que te laves las manos antes de hacerlo.

2. Picor y hinchazón

Frotarse los ojos

Las histaminas se encargan de atacar cuerpos extraños a los que eres alérgico. Provocan hinchazón y picor, entre otras cosas. Son útiles pero no las quieres inundando tu cuerpo.

Es por eso que debes evitar frotarte los ojos si eres alérgico, ya que tu cuerpo detectará elementos extraños y liberará gran cantidad de histaminas para atacarlos.

3. Daños en la córnea

Frotarse los ojos

Si te pica un ojo porque te ha entrado algo en él ¡no lo frotes! Sólo conseguirás conducirlo a zonas donde hará más daño, y incluso puedes causar arañazos en la córnea.

Estos daños son irreversibles y pueden ser muy graves, provocando incluso pérdidas de visión.

4. Más ojeras

Frotarse los ojos

La zona que rodea a los ojos está repleta de pequeños capilares, débiles y de fácil ruptura. Si te frotas los ojos puedes romperlos, provocando pequeñas hemorragias sin importancia.

El problema es que esa sangre se acumula alrededor de los ojos y hace que aparezcan zonas oscuras, las conocidas ojeras.

Ver ahora:

Te recomendamos