Skip to main content

Por qué no debes beber alcohol si quieres adelgazar y perder peso

alcohol

11/08/2018 - 06:00

El alcohol puede ser tu peor enemigo si estás a dieta para adelgazar y perder peso: además de las calorías vacías que aporta, abre el apetito y hace que te entren unas ganas repentinas de comer compulsivamente alimentos calóricos.

Es bien sabido que las bebidas alcohólicas nos aportan bastantes calorías, de forma que su ingesta abusiva puede fastidiar tus esfuerzos por controlar tu alimentación. Para que te hagas una idea, una copa de vino tinto de 150 ml te aporta 125 calorías y una de vino blanco 100 calorías, y una jarra grande de cerveza negra 299 calorías y una de cerveza rubia 148 calorías.

Los combinados son todavía peores: 100 gramos de whisky son 250 calorías, de ron 231 calorías, de ginebra 263 calorías y de vodka 231 calorías, a las que además habría que sumar las calorías de los refrescos con los que se mezclen.

No obstante, el aporte calórico no es el único problema que supone beber alcohol para adelgazar. De acuerdo con diversos estudios científicos, el consumo de alcohol despierta el apetito y hace que tengamos más ganas de comer alimentos calóricos.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Filadelfia revela que la ingesta elevada de bebidas espirituosas activa las neuronas del apetito, provocando esos antojos repentinos que sentimos al volver a casa después de haber tomado unas copas de más. 

Por otro lado, otro estudio de la Universidad de Indiana descubrió que el consumo de alcohol hace que el cerebro sea más receptivo a los olores de algunos alimentos, lo que estimula el apetito y hace que comamos más. 

Quemagrasas y otros remedios y suplementos para ayudarte a perder peso

Otra investigación de la Universidad de Buffalo también respalda estos resultados. Su informe revela que las bebidas alcohólicas no solo abren el apetito en el momento en el que las estamos consumiendo, sino que también hacen que al día siguiente tengamos antojo de comidas que engordan para compensar la resaca. 

Por lo tanto, si tu objetivo es adelgazar y perder peso, aunque puedes tomar una copa de vino o una cerveza de vez en cuando, lo mejor es que te mantengas lo más alejado posible de las bebidas alcohólicas.

Ver ahora: