Skip to main content

Por qué no vas a cumplir tus propósitos de Año Nuevo

Por qué no vas a cumplir tus propósitos de Año Nuevo

30/12/2016 - 00:15

Hacer más ejercicio, ser más amable, trabajar menos... Todos tenemos algún propósito de Año Nuevo. Olvídate, no vas cumplirlo. La culpa es de tu cerebro.

Ya está aquí el cambio de año. Seguramente para ocultar el hecho de que somos un año más viejos y nuestros ídolos y mitos se van quedando por el camino, cada 1 de enero nos proponemos ser mejores personas.

Prometemos hacer más ejercicio, dejar de fumar, aprender un idioma, o desengancharnos de WhatsApp. Es una tradición que se repite todos los años. ¿Cuántos de estos propósitos de Año Nuevo hemos convertido en realidad? Seguramente muy pocos. No te culpes por ello: la culpa es de tu cerebro. Pero sabiendo cómo funciona tu mente, podrás establecer los mecanismos para tomar el control.

El problema de los propósitos de Año Nuevo, según el psicólogo Tim Pychyl, experto en procrastinación, es que los elegimos porque no hemos podido cumplirlos en años anteriores. Somos muy buenos fallando en esos propósitos.

Otro error muy común es que lanzamos propósitos al viento porque no nos cuesta nada hacerlo, y nos proporcionan una sensación instantánea de bienestar al pensar que los vamos a cumplir. Nos imaginamos más delgados, sin fumar, o ayudando a los necesitados como voluntarios de una ONG.

10 trucos para cumplir tus propósitos de Año Nuevo

¿Más desatinos? Elegimos los propósitos de Año Nuevo alrededor de cosas que no nos gusta hacer. Prometer que saldrás a hacer running todos los sábados a las 8 de la mañana nos hace sentir bien. Hacerlo, no.

Aprovecha este cupón descuento de Subasta de Ocio

La mala elección de estas promesas de Año Nuevo choca además con la más poderosa de nuestras redes neuronales: los hábitos. Un hábito no es más que una asociación entre neuronas que nos ha funcionado bien durante mucho tiempo, y lo hacemos sin pensar. El problema es que muchos hábitos se asocian a sentimientos. Asociamos que hacer ejercicio es aburrido o doloroso, mantenemos este pensamiento mucho tiempo, y cuando vamos a hacer ejercicio el hábito de no hacerlo lo asocia al dolor o al aburrimiento, y nuestro cerebro lo descarta casi sin dejarnos pensar sobre ello.

Tim Pychyl propone utilizar el mindfulness para romper estas asociaciones neuronales, y cambiar nuestros hábitos. El mindfulness es una forma de relajación y meditación que persigue centrarnos en lo que estamos haciendo en cada momento, sin pensar en otra cosa. En otras palabras, quitar los sentimientos a un hábito. Que cuando hagamos ejercicio no lo asociemos con el dolor, sino que nuestra mente no piense en ello, se centre en la acción de hacer ejercicio, y entonces comenzaremos a disfrutar del momento.

Si quieres saber más sobre el mindfulness, echa un vistazo a este enlace:

Qué es el mindfulness y cómo alivia el estrés y la ansiedad

El psicólogo Tim Pychyl también nos ofrece otros consejos para ayudarnos a cumplir nuestros propósitos de Año Nuevo. Nos invita a elegir actividades relacionadas con algo que nos guste hacer. ¿Te gusta leer? Entonces proponte leer media hora más al día. ¿Se te dan bien las manualidades? Construye un juguete para un familiar, o para donarlo a una ONG.

Si, pese a todo, estás dispuesto a desafiarte, la clave está en ponernos objetivos muy concretos y simples, y después ir mejorándolos. Hacer ejercicio o Dejar de fumar son términos muy abstractos. Es más realista proponerse subir las escaleras en lugar de coger el ascensor, o quitarse un cigarrillo al día. En cuando esto se consiga y se convierta en un hábito, cambiar el propósito por otro más ambicioso. Es como subir unas escaleras: hay que subir primero un peldaño, y luego otro, y otro. Subir todos a la vez es imposible.

Si estás dispuesto a plantar cara a tus hábitos, no te pierdas estos 10 trucos para cumplir los propósitos de Año Nuevo.

[Fuente: Popular Science]

Ver ahora:

Te recomendamos