¿Por qué en Noruega se venden tantos coches eléctricos?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
noruega ventas coche eléctrico

El Viejo Continente sigue sumándose al coche eléctrico. Poco a poco, los datos de las nuevas matriculaciones en Europa revelan que cada vez se venden más vehículos cien por cien eléctricos: en 2017, las matriculaciones de estos coches no-dependientes del diésel o la gasolina crecieron en un 43,9%. Pero si hay un país que está liderando todos los rankings de ventas de eléctricos ese es, desde luego, Noruega.

En Noruega es, año tras año, el país de Europa en el que más coches eléctricos se matriculan. Durante el año pasado, se vendieron en este frío país en total 33.791 vehículos cien por cien eléctricos, marcando así una gran distancia respecto a los demás países que también aparecen en la tabla (Francia, con algo más de 30 mil; Alemania, con unos 28 mil; y Reino Unido, por debajo de los 15 mil).

Pero, ¿por qué se venden tantos eléctricos en Noruega? Dejando a un lado que allí el salario medio ronda los 5.000 euros al mes (un dato esclarecedor en toda esta cuestión), hay también otros motivos por los que los noruegos están cada vez más interesados en la alternativa eléctrica de los coches.

Noruega está a la cabeza de la compra de coches eléctricos en Europa con un incesante crecimiento año tras año, y no cabe duda de que allí la movilidad eléctrica ha llegado para quedarse, siendo el futuro del motor en este país.

Al comprobar los datos de la Federación Noruega de Carreteras, veremos que durante el 2017 el 52% de los automóviles que se compraron allí fueron eléctricos o híbridos, aumentando respecto al 2016 en un 40%. De esta forma, en este país los fabricantes de automóviles se han convertido en los primeros del mundo en conseguir vender más de la mitad de su flota en esta categoría.

La historia del coche eléctrico

Ahora, la explicación: ¿Por qué en Noruega se venden tantos coches eléctricos?

En realidad es mucho más sencillo de lo que pensamos. Para empezar, el combustible en Noruega es muy caro (1,52 euros el litro de diésel, mientras que la gasolina rara vez está por debajo de los 1,60 euros el litro). Por muy buenos salarios que tengan sus habitantes, es evidente que el nivel de vida también es mucho más caro y, por lo tanto, estos precios del combustible son excesivos incluso para alguien que cobre 3.000 o 4.000 euros al mes.

Por supuesto, todo esta transición al vehículo eléctrico no sería posible sin la ayuda del Gobierno. Para incentivar las ventas de coches eléctricos, el país ayuda de varias maneras a todo aquel que se compre un vehículo eléctrico:

  • Un comprador de un coche eléctrico queda exento de pagar impuestos, y este dato es muy importante porque allí las tasas casi se duplican si las comparamos con España.
  • No se paga por circular por carreteras de peaje.
  • En muchas ciudades como Oslo no se paga “ticket” por aparcar en zonas reguladas. Además, también se puede circular libremente por los carriles bus (lo que ha llegado a ser todo un problema).
  • Recargar un coche eléctrico es mucho más barato que llenar el depósito de un vehículo de combustión. Para que nos hagamos una idea, allí el kWh puede llegar a rondar los 0,10€... cosa que en España tan solamente se consigue en horas muy puntuales con las tarifas Valle.
  • El gobierno apuesta de lleno por los puntos de recarga, y en Oslo se ha creado una instalación enorme, moderna y ambiciosa diseñada para recargar 102 coches eléctricos a la vez. Dicen que es la estación de carga más grande del mundo.

Como comentábamos al principio, los noruegos tienen mucha concienciación con el medio ambiente y eso, sumado al hecho de que sus sueldos rondan casi siempre por encima de los 3.500€, hace que no duden tanto a la hora de gastar 50.000€ (o más) para comprar un coche eléctrico en Noruega.

Y no se trata de una situación puntual. Desde el gobierno noruego han confirmado que todos estas facilidades y ayudas van a seguir funcionando al menos hasta 2020, ya que tienen como objetivo prohibir la venta de vehículos gasolina y diésel para el año 2025, al igual que en teoría acabarán haciendo otros países como Francia, Estados Unidos o China.

Por lo tanto, no es aventurado decir que estamos a menos de diez años para que este cambio tan importante en el mundo del motor se haga realidad con la prohibición de vender vehículos diésel o gasolina. Y tú, ¿para cuándo crees que sucederá esto en España?

[Fuente: TheGuardian, Autoblog, electrek.co]