Skip to main content

Por qué nunca deberías beber alcohol después de hacer deporte

Cerveza

26/06/2018 - 09:40

Por algún extraño motivo -probablemente monetario- el alcohol está íntimamente relacionado a los eventos deportivos, al menos a nivel publicitario. Sin embargo, no te dejes llevar por la costumbre: beber alcohol después de hacer deporte no es buena idea.

Hay varios efectos del alcohol que los deportistas notan especialmente. Se trata de la consecuencia de introducir una sustancia tóxica en el cuerpo justo en un momento en el que necesitas recuperarte rápidamente.

Así lo prueban varios estudios científicos, que dejan claro que beber alcohol después de entrenar es malo a varios niveles, y particularmente dañino para los músculos.

Sin hormonas ni fibra para recuperarte

El principal problema de esta sustancia es que evita que la reconstrucción de fibra muscular y tejidos destruidos con el ejercicio se realice al 100%. Es un proceso que se inicia pocos minutos después de terminar de hacer deporte y que con el deporte no funciona a pleno rendimiento.

Según parece, está comprobado que el consumo de alcohol bloquea la producción de algunas de las hormonas necesarias para que el organismo repare adecuadamente los tejidos.

La consecuencia directa es que si bebes alcohol tras hacer ejercicio tendrás más problemas para tener tus músculos a pleno rendimiento al día siguiente. Incluso puede que se produzcan algunas lesiones o que construcción muscular -importante si realizar hipertrofia- sea mucho más lenta.

Controla tu actividad física con estos monitores de actividad de Amazon España

Las lesiones musculares, mucho peores si hay alcohol

Otra consecuencia de beber alcohol después de entrenar es quizás peor que la mencionada anteriormente. Una lesión sin importancia puede pasar a tener cierta gravedad.

El alcohol tiene un efecto vasodilatador periférico, es decir, abre los vasos sanguíneos para que circule más sangre por ellos. Eso hace que en zonas con pequeñas hemorragias el sangrado aumente.