Skip to main content

Qué probabilidades tienes de morir aplastado por este satélite fuera de control

Este satélite chino caerá sobre la Tierra pero ¿es un peligro para ti?

17/10/2017 - 12:07

Hay un satélite chino fuera de control orbitando la Tierra, aunque no lo hará por mucho más tiempo. Tomando como base su posición actual, trayectoria y velocidad, un científico británico ha calculado que el Tiangong-1 -así se llama- caerá sobre nuestro planeta en un plazo de uno o dos meses como mucho.

Evidentemente la perspectiva no es alentadora, especialmente para la Agencia Espacial China, que perdió todo contacto con esta estación científica espacial hace ya más de un año. Desde entonces, se han limitado a observarla como lo que es: basura espacial y un potencial peligro para el planeta.

Tiangong-1, una mole de ocho toneladas

Ideada como una base en la que realizar pruebas y experimentos en el espacio, el satélite artificial Tiangong-1 tiene un peso de 8 toneladas. Dicho así puede parecer mucho, aunque como todo, hay que ponerlo en perspectiva para entender la verdadera dimensión de este base.

El Tiangong no es ni mucho menos el mayor satélite que hemos lanzado al espacio, ni tampoco la pieza de basura espacial de más tamaño que amenaza a nuestro planeta. Son decenas los satélites de telecomunicaciones que rodean la Tierra y que caerán o no sobre ella en algún momento del futuro próximo.

¿Aficionado a la observación espacial? Prueba suerte con este minitelescopio de viaje

Lo que sorprende en este caso no es el tamaño ni el peligro, sino el hecho de que no se puede realizar una reentrada calculada en la atmósfera. Este satélite chino caerá en algún lugar del planeta, aunque no podemos saber dónde ni cuándo, al menos de momento.

Para hacernos una idea, un Seat Ibiza de 2017 tiene un peso de 1,1 toneladas. Por su parte, un camión rígido puede pesar unas 10 toneladas.

¿Es realmente peligroso este satélite?

Aunque la imagen de un camión aproximándose a la Tierra no es tranquilizadora, hay que ponerle algunos peros. Al entrar en contacto a gran velocidad con la atmósfera, buena parte del Tiangong-1 se desintegrará. Además, su fusejale irá deshaciéndose de distintas partes que acabarán desperdigadas por distintas zonas del planeta.

Esto significa que no golpeará -si llega a hacerlo- en una sola zona con todo su peso, sino que lo hará de forma repartida, reduciendo el peligro de dañar a humanos o edificios. No es inofensivo y definitivamente se podría haber gestionado de otra forma, pero no deberías ceder a la preocupación, como aclara el astrónomo de Harvard Jonathan McDowell.

Las probabilidades de que te toque a ti son realmente insignificantes

Pese a la creciente cantidad de basura espacial que orbita la Tierra, la probabilidad de ser golpeado por algún trozo de nave o satélite es realmente baja. Sin duda se debe al argumento que hemos expuesto antes: la atmósfera y la dispersión humana nos protege de daños mayores, además del 70% de la superficie del planeta cubierta de agua. Allí, difícilmente podrá golpear a alguien.

El cálculo es claro: existe una opción de 1 entre 3.200 de que basura espacial caiga sobre una persona, cualquier persona. Ahora divide esa probabilidad entre los más de 6.000 millones de habitantes de la Tierra y tendrás tu respuesta. 

Que se sepa, sólo una persona fue una vez alcanzada por una pieza desprendida de un satélite. En su caso recibió el impacto de un trozo de metal no más grande que un puño, aunque no sufrió heridas graves.

[Fuente: Popular Science]