Skip to main content

¿Qué son estos extraños huesos no humanos enterrados hace 700 años?

¿Qué son estos extraños huesos no humanos enterrados hace 700 años?

12/03/2018 - 19:32

En un cementerio medieval de una remota isla británica, yacen unos huesos no humanos que fueron enterrados hace 700 años en una tumba cuidadosamente excavada en la tierra, junto a las sepulturas de varios monjes.

El extraño ser fue enterrado siguiendo la tradición cristiana, pues su cuerpo está alineado de este a oeste.

"Es lo más extraño que he encontrado en mis 35 años de carrera, un rompecabezas de otro tiempo", afirma el arqueólogo Philip de Jersey, de la Universidad de Oxford. "No se por dónde cogerlo".

En este vídeo puedes ver la tumba con los extraños restos que han dejado sin palabras a los arqueólogos:

He sido deliberadamente enigmático con la introducción para dejar volar la imaginación del lector y crear un poco de misterio, pero no conviene dejarla volar demasiado lejos. No son restos de un extraterrestre ni de una especie desconocida para la Ciencia. Son los huesos de una marsopa, un cetáceo similar a un delfín, aunque un poco más pequeño.

No es el animal lo que desconcierta a los historiadores, sino por qué está allí, en un cementerio medieval del siglo XIV rodeado de monjes, en lo que parece un enterramiento solemne, con la misma disposición que las tumbas humanas.

La diminuta isla de Chapelle Dom Hue está situada cerca de la isla de Guernsey, en el Canal de la Mancha. Actualmente pertenece al Reino Unido pero antes pertenecía a Francia, por eso el nombre de sus localidades es de origen francés.

¿Qué son estos extraños huesos no humanos enterrados hace 700 años?

Si te gusta la Edad Media, te encantará este juego

En la Edad Media esta isla remota era utilizada como lugar de retiro por los monjes cristianos, y los que morían allí se enterraban en un pequeño cementerio medieval, que es donde ha sido encontrada la tumba de la marsopa.

A veces los arqueólogos encuentran tumbas de personas que han sido enterradas con sus mascotas, un perro o un gato, o guerreros enterrados con sus caballos. Pero nunca hasta ahora se había encontrado la tumba solitaria de una marsopa, enterrada con los mismos ritos que en la Edad Media se dedicaban a las personas.

Como hemos comentado la tumba parece excavada con gran dedicación, por las líneas rectas que la dan forma. El animal se encuentra en una posición de descanso, como si hubiese sido depositado cuidadosamente, y está colocado en dirección este-oeste, como marca la tradición cristiana. Todos los indicios apuntan a que fue enterrado solemnemente, no es un simple agujero al que tiraron los restos de una marsopa.

Si fuesen restos de comida sería más lógico tirarlos al mar, que está a apenas diez metros. Otra hipótesis es que fuese enterrada envuelta en sal para conservarla como reserva de alimento, y después se hayan olvidado de ella. Pero a simple vista no se ven restos de sal, y entonces, ¿la orientación este-oeste es una casualidad?

Los arqueólogos han extraído los restos de la marsopa de la tumba, y ahora mismo están siendo estudiados por un científico marino. Quizá este estudio pueda darnos algunas respuestas...

[Fuente: Science AlertGuernsey Archaeology]

Descubren el misterio de la Momia que Grita, y es escalofriante

Ver ahora: