Skip to main content

Qué son las extrañas esponjas amarillas que invaden playas francesas

Qué son las extrañas esponjas amarillas que invaden playas francesas

26/07/2017 - 20:56

Cientos de miles de misteriosas bolas amarillas, con el aspecto de pequeñas esponjas, han invadido más de 30 kilómetros de playas francesas. ¿Qué son?

Estamos acostumbrados, por desgracia, a encontrarnos todo tipo de basuras, vertidos, desperdicios y residuos en las playas.

Desde bolsas de basura y botellas de refrescos a manchas de fuel, anillas de plástico, y otros objetos.

¿Pero qué son estas misteriosas bolas amarillas con forma de esponja que han invadido las playas francesas estos últimos días? No hablamos de un fenómeno aislado, sino de cientos de miles de pequeñas esponjas amarillas que han aparecido en más de 30 kilómetros de playa, en la zona de la Costa de Ópalo, en Francia.

Las 10 playas más curiosas del mundo

Pese a que los servicios de limpieza locales las eliminan todos los días, vuelve a aparecer.

Un análisis de estas extrañas bolas amarillas certifica que no se trata de seres vivos. No son esponjas marinas. Se trata de parafina, un compuesto derivado del petróleo que se utiliza para fabricar cerillas, fertilizantes, cosméticos, e incluso la "corteza" de protección que incluyen algunos quesos.

Los científicos han concluido que esta parafina proviene de algún barco que la ha vertido al mar en estado líquido, y al contacto con el agua fría se ha solidificado hasta convertirse en esponjas amarillas, que flotan hasta las playas. La Costa de Ópalo está cerca del Canal de la Mancha, por donde circulan cientos de cargueros al día que transportan todo tipo de materiales.

Lo más grave es que no parece ser un vertido accidental, porque no es la primera vez que ocurre. Meses atrás, en la misma zona se recogieron esponjas similares de color rosa, y en otra ocasión, de color blanco:

Qué son las extrañas esponjas amarillas que invaden playas francesas

Así que parece que se trata de vertidos intencionados de algún barco o alguna empresa que expulsa sus residuos al mar.

Por suerte, las autoridades confirman que estas esponjas amarillas de parafina no son tóxicas ni para las personas ni para la fauna, así que no han puesto en marcha ningún plan de recogida. Eso sí, aconsejan no ingerirlas de forma accidental. Por el contrario, los ecologistas afirman que, aunque no sean contaminantes, son tan abundantes en ciertas playas que pueden poner en peligro la fauna local, por acumulación.

Lo peor de todo es que resulta casi imposible rastraer a los culpables, pues las bolas amarillas se extienen por más de 30 kilómetros de playas.

[Fuentes: Sea-Mer, BBC]

¿Vas a ir a la playa este verano? Amazon te echa una mano

Y además