Skip to main content

¿Por qué la Torre de Pisa no se cae cuando hay terremotos?

Torre de Pisa

10/05/2018 - 10:04

La Torre de Pisa comenzó a construirse en el año 1173, momento en el que también comenzó a adquirir el ángulo inclinado tan característico y peculiar. Precisamente gracias a esta ligera inclinación se ha hecho famosa en todo el mundo y muchas personas acuden a visitarla.

Pero, ¿por qué está inclinada? Y aún mejor: ¿por qué no se cae cuando hay terremotos? La actividad sísmica en la zona no es tan intensa como en otros lugares de la Península Itálica, pero eso no significa que no haya seísmos bastante importantes de vez en cuando. Uno de ellos en el siglo XI, uno particularmente grave.

Desde su construcción hay documentados al menos cuatro grandes terremotos en la zona, que la Torre de Pisa ha soportado sin problemas, incluso cuando no existía tecnología para garantizar su mantenimiento. Es un fenómeno aparentemente sin explicación, o sí.

Las mejores páginas web para encontrar billetes de avión baratos y vuelos low cost

Un grupo de ingenieros ha estudiado sobre el terreno por qué no se cae la Torre de Pisa, y ha llegado a una conclusión: su debilidad es también su fortaleza. El suelo sobre el que se asienta es excepcionalmente blanco, y eso hace que se incline. Por otra parte, que sea blando ayuda a la Torre a no sufrir de forma decisiva las vibraciones de los terremotos.

Este fenómeno se llama Interacción Dinámica Suelo-Estructura, y se produce cuando la altura de un edificio y el tipo de terreno sobre el que está construido modifica la forma en la que las vibraciones afectan a su estructura. Digamos que el suelo amortigua el temblor para que no se transmita directamente al edificio.

Este hecho no hace que la Torre Inclinada de Pisa esté completamente a salvo. Sigue estando "a punto" de caerse, pero al menos no va a ocurrir por culpa de un terremoto. Además, actualmente existe tecnología suficiente para garantizar su supervivencia.

Tags:

#Destacado

Ver ahora:

Te recomendamos