Skip to main content

La basura que tiramos se puede convertir en grafeno, el material milagroso que llevamos años buscando

Paragraf

31/01/2020 - 08:00

Hay pocos materiales que, actualmente, llamen tanto la atención como el grafeno. Se trata de un material "milagroso" que promete revolucionar cualquier tipo de industria al permitir crear elementos más resistentes, duraderos y con mejores características que los que usamos a diario. Ahora, han descubierto que se puede convertir la basura en grafeno con la técnica "grafeno flash", y esto puede suponer un punto de inflexión en muchas industrias.

El grafeno se descubrió hace un siglo y es, básicamente, una lámina de carbono mil veces más fina que una hoja de papel, pero tremendamente resistente gracias a una composición de los átomos de carbono en forma de panal de abeja. Es ligero, transparente, más flexible que la fibra de carbono, no contamina, es impermeable, más duro que el diamante y es 100 veces mejor conductor que el silicio.

Hace unos meses, de hecho, se descubrió que, colocando las moléculas de grafeno en cierto ángulo (llamado "ángulo mágico") se podía conseguir un superconductor en el que no se pierda calor a la hora de transmitir energía, mejorando las baterías y los circuitos integrados, por ejemplo. Como decimos, toda la industria se podría acelerar gracias al "grafeno flash".

Como leemos en Science Alert, un grupo de científicos de la Universidad de Rice han descubierto el modo de convertir la basura basada en carbono en grafeno. Cualquier cosa, desde algo con plástico hasta las cáscaras de plátano de manera sostenible, eficiente y, sobre todo, rápida.

Uno de los descubridores, el químico James Tour, ha declarado que "este descubrimiento es algo grande". Y si consiguen hacerlo como quieren, no le falta razón.

El mundo tira entre el 30 y el 40% de todos los alimentos, y también desechamos un montón de plásticos. Cualquier materia sólida basada en el carbono se puede convertir en grafeno de manera muy rápida y, además, con mejor calidad que otros métodos de producción de grafeno a gran escala empleados actualmente.

La técnica del grafeno flash consiste en calentar los productos a una temperatura de 2.727º que rompe los enlaces de carbono dentro de los materiales y, luego, se reconstruyen como grafeno. Todo esto en milisegundos.

Lo importante del descubrimiento es que es un grafeno de buena calidad que puede utilizarse para el uso comercial y, además, la producción es barata, y este puede ser un gran salto para muchas industrias tecnológicas.

Por ejemplo, se pueden utilizar para mezclar con el hormigón (para crear una nueva generación de hormigón armado), pero también en la industria textil o del automóvil. Eso sí, lo que muchos esperamos desde hace años son las baterías de grafeno, algo que existe, pero que no termina de llegar.

Se trata de baterías más eficientes en las que no se desperdicie energía y que, además, se carguen en minutos con una vida útil mucho mayor que las actualmente utilizadas basadas en litio.

Veremos si consiguen llevar la economía circular un paso más allá, porque los investigadores de la Universidad de Rice afirman que quemar basura para conseguir grafeno es barato, rápido y no genera residuos ni gases.