Skip to main content

Recetas sorprendentes que puedes hacer con una bolsa de pipas peladas

Pipas de girasol

Gety Images

10/12/2020 - 19:29

Tienes que hacer la comida o la cena y solo te quedan pipas peladas, de esas que devoras cuando te pones a ver series en Netflix. ¿Qué se puede hacer con ellas? Pues más cosas de lo que imaginas...

Estos últimos meses hemos pasado más tiempo en casa, y a veces ocurre que tenemos que hacer la comida pero se nos ha acabado lo esencial, o no nos apetece ir al supermercado. ¿Qué podemos hacer? Si te quedan algunas pipas de girasol, existen algunas recetas sorprendentes que te pueden sacar del apuro...

A casi todo el mundo le gustan las pipas como aperitivo, y su consumo ha aumentado con el confinamiento y los largos maratones de series en Netflix, Amazon Prime Video o similares.

Las pipas son, en si mismas, un excelente alimento: tienen magnesio, fósforo, selenio y  zinc, y en menores cantidades potasio y hierro. 100 gramos de este fruto seco cubren nuestra necesidad diaria de vitamina E, vitamina B1 y vitamina B9, y también tienen vitaminas B3 y B6. Pero ojo, que al ser una semilla aceitosa también tiene muchas calorías: 574 calorías por cada 100 gramos.

Las pipas de girasol se toman habitualmente crudas, con o sin sal. También las venden peladas. No son un alimento que se utilice para cocinar. ¿Se pueden incluir en alguna receta?

Nuestra compañera Andrea Núñez-Torrón de TICbeat nos propone cinco recetas que usan pipas peladas. Pueden sacarte de un apuro, o descubrirte nuevos sabores que no esperabas. Vamos a echar un vistazo.

Topping para purés y cremas

Solo necesitas unas pocas patatas o algunos vegetales como la calabaza o el calabacín, para preparar un puré, o una suave crema. Si quieres añadirle sabor, simplemente pon un puñado de pipas y un chorro de aceite de oliva por encima.

 

Pesto de pipas

El pesto es una rica salsa que se usa para acompañar la pasta italiana. Se hace con piñones, pero si no tienes a mano (además son bastante caros), puedes sustituirlos por pipas, y tendrás un sabroso plato de espaguetis al pesto.

Prepararla es muy sencillo: solo tienes que machacar 100 gramos de pipas, rallar limón, picar albahaca fresca –o el tallo de unas zanahorias-, sal y pimienta al gusto, y añadir queso parmesano y varias cucharadas de aceite de oliva.

Sobrasada de semillas

Esta receta con una textura similar al paté o sobrasada, no lleva carne.

Pon una taza de pipas en remojo durante toda la noche. Añade perejil fresco, medio diente de ajo picado, pimienta negra, una pizca de sal, tomate seco también hidratado en agua tibia, cebollino y, como opción, pimentón ahumado, dulce o picante. Pásalo todo por la batidora, y tendrás una deliciosa sobrasada vegetal.

Mayonesa vegana

¿Has probado la mayonesa sin huevo? Te sorprenderá.

Tuesta una taza de pipas en la sartén y añade media taza de agua, un diente de ajo, una buena cucharada de aceite de oliva, el zumo de medio limón, perejil picado y sal al gusto. Bátelo todo con la batidora, y añade más o menos agua según lo espesa que te guste. ¡Y esta salsa no se corta!

Queso vegetal de finas hierbas

Como la sobrasada, aquí tenemos un alimento con la textura del queso fundido... sin queso. Es una receta de Vegaffinity.

Pon una taza de pipas a remojar toda la noche y mézclalas en un vaso de tubo con cebolla en polvo, el zumo de un limón, una cuchara de albahaca, romero, tomillo u orégano, cebolleta picada, sal marina, ajo en polvo y levadura nutricional. Puedes decorar la pasta resultante con olivas negras y pesto.

Como ves, hay muchas formas de aprovechar las pipas peladas, además de disfrutarlas en crudo. ¿Te animas a poner en práctica algunas de estas recetas?