Skip to main content

Desde marihuana a albóndigas o videojuegos: esto es lo que regalan en algunos países por vacunarte del coronavirus

Vacuna coronavirus

primeminister.gr

06/05/2021 - 19:12

Poco a poco, la razón de la ciencia se impone a los excépticos: los contagios de Covid-19 caen en picado en los países en donde aumentan los vacunados. Pero aún así, mucha gente se resiste a vacunarse. Por eso en algunos países están ofreciendo curiosos incentivos.

Como ha quedado demostrado en este año de pandemia, ni los confinamientos ni las restricciones pueden con el coronavirus. Como mucho reducen los contagios, pero no los eliminan. Solo las vacunas van a sacarnos de aquí.

Pese a que es la única solución (o bien esperar años a que se contagie la mayor parte de la población y se autoinmunice, con los muertos a sus espaldas) muchas personas se resisten a ponerse la vacuna. Ya sea por un miedo natural a los efectos adversos, o por la desinformación que ha circulado por Internet estos meses.

La estadística nos dice que hay medicamentos como el Ibuprofeno o el Nolotil que tienen mayores efectos secundarios que las vacunas, y la gente no los rechaza. En España el rechazo a las vacunas comenzó muy alto pero con los meses, viendo los buenos resultados y los pocos efectos secundarios, la aceptación actual es bastante alta, sobre el 82,5%, según el CIS. Lo tienen peor en otros sitios como Estados Unidos, en donde solo el 69% de la población dice que se pondrá la vacuna.

Esto es un problema, porque los expertos indican que para vencer a la pandemia, es necesario vacunar o inmunizar al menos al 80% de la población.

Para intenta convencer a la gente de que se vacune contra la Covid-19, en muchos países se están poniendo en marcha curiosas iniciativas que ha recopilado nuestro compañero Carlos Galán, en Business Insider.

Hay que decir que estos regalos y ventajas son, en su mayoría, iniciativas privadas. Los estados no pueden pagar o dar regalos por ponerse la vacuna, de la misma manera que, al menos de momento, tampoco sancionan a quien no quiere ponérsela.

Como mucho, organizar el Día de la Vacuna, como ocurre en Estados Unidos, con fiestas y eventos culturales, según informa el MIT Technology Review.

En algunas ciudades de Alaska, por ejemplo, las empresas locales ofrecen premios que sortean entre las personas que se han vacunado. Hay regalos tan curiosos como botellas de aceite, viajes a Hawai, y vales descuento para comprarse un coche nuevo.

A nivel nacional, la cadena de donuts Krispy Kreme ha anunciado que regalará un donut glaseado a lo largo de 2021 a todas aquellas personas que muestren su tarjeta de vacunación. Otras empresas ofrecen una cerveza gratis, créditos para videojuegos e incluso marihuana, en los estados en donde está legalizada.

En China son más propensos a hacer regalos culinarios. Algunos restaurantes ofrecen alitas de pollo y albóndigas a los primeros 50 clientes que demuestren que han sido vacunados. En otras tiendas puedes conseguir pañuelos, huevos, harina y cupones de descuento.

Allí el Estado y los ayuntamientos sí ofrecen premios en metálico a sus ciudadanos. Por ejemplo, según informa el Washington Post, las empresas de Pekín reciben un certificado oficial si el 80% de sus empleados están vacunados, y los ciudadanos de algunos distritos obtienen un premio en metálico cuando se vacunan, que varía entre los 6,5 y los 12 euros.

En Rusia algunos restaurantes garantizan helado gratis, y en Dubái, un 10% de descuento en los restaurantes por cada dosis de vacuna recibida.

Y también castigos

Al contrario que en Europa y en Estados Unidos, en algunos países han optado por sancionar a quien no se vacune.

En China los alumnos de algunas universidades no pueden graduarse si no están vacunados, y hay empresas que lo exigen a sus empleados.

En Israel, un alcalde ha promulgado que "las personas que se nieguen a vacunarse no podrán recibir servicios del municipio, sus hijos serán excluidos del sistema educativo, y se negará su entrada en el mercado municipal".

En todo caso es la excepción, pues en casi todo el mundo se respeta el derecho individual de las personas. Los expertos han comprobado que una persona erudita, como un médico o un profesor, son muy eficientes para convencer a los indecisos. En el lado contrario ponen a los políticos, que tienen el menor índice de credibilidad en estos temas (y en la mayoría...).